Epitelioma basal

(Redirigido desde «Carcinoma basal»)
Epitelioma basal
Información sobre la plantilla
Epitelioma.jpeg
Concepto:Son neoplasias epiteliales de solo relativa malignidad.

Epitelioma basal. Que deben su nombre al parecido de sus células con los basales de la epidermis. Desde Adamson (1914), hay una creciente tendencia a considerarlos más bien hematomas o tumores nevoides que como verdaderos carcinomas.

Cuadro Clínico

Su aparición es más frecuente hacia la 5ta, 6ta o 7ma décadas de la vida, no obstante, se pueden ver en adultos más jóvenes y hasta en niños forma névica. Habitualmente única, aunque es posible observar varias y hasta numerosas lesiones en un paciente dado. Se localizan en la cara, sobre todo, en las zonas periorbitales, las sienes, la frente y la nariz. Sin embargo, se pueden asentar en el tronco y las extremidades, siempre en zonas provistas de folículos pilosos. Casi nunca se observan en las palmas de las manos o en las plantas de los pies; no se inician en mucosas, pero pueden alcanzarlas por propagación desde la piel vecina, por lo que se hace más rápidamente destructiva.

Existen tres tipos fundamentales

  • Nódulo ulcerativo. La lesión inicial en esta variedad, que es la más común, es un pequeño nódulo semitaslúcido que vagamente recuerda una perla –nódulo perlado- por crecimiento excéntrico de esta lesión y adición de otras similares se llega a construir una placa más o menos circular, que en el centro tiende a deprimirse y luego a ulcerarse, entonces se cubre de costra, mientras que el reborde de crecimiento se mantiene más prominente con sus nódulos perlados.
  • Noduloglobulosa. Esta otra variedad clínica resulta cuando el nódulo inicial se mantiene creciendo en todas las direcciones sin aplanarse, y en ese estado puede permanecer largo tiempo; clínico como histopatológicamente, presenta una estructura quística, con telangiectasias en su superficie.
  • Tenebrantes. En la forma noduloulcerativa la exageración del proceso ulceroso y el engrosamiento del reborde limitante que ya pierde su carácter perlado inicial, lleva al cuadro de ulcus rodens-úlcera roedora, úlcera de Jacob-, que se observa casi exclusivamente en la cara. La intensificación del proceso fagodérmico se puede hacer en sentido de profundidad y constituye la variedad tenebrante.

Otras variedades son

  • Epitelioma basal pigmentado
  • Epitelioma plano múltiple superficial
  • Epitelioma basal ulcerocicatrizal
  • Epitelioma basal pagetoide
  • Epitelioma basal morfeico
  • Epitelioma basal névico

Evoluación

En todas las formas del epitelioma basal, la tendencia de lesión tumoral es hacia el progresivo crecimiento con destrucción de las partes vecinas. Las formas nodulares y ulcerativas son, en general, las más agresivas y llegan a provocar enormes mutilaciones y hasta la muerte. No producen metástasis más que en rarísimas excepciones.

Diagnóstico diferencial

Para el epitelioma basal, el diagnóstico es fácil a la simple inspección en la mayoría de los casos; no obstante, formas ulceradas, sin los típicos nódulos perlados, se pueden prestar a confusión. Algunos autores señalan la frecuencia de estos últimos entre 10 y 15% de todos los modos; el diagnóstico de certeza ha de basarse en el resultado de la biopsia que es la rigurosa indicación, pues de ella va a depender el tratamiento y pronóstico.

Fuente

SINTES ÁLVARES ROBERTO_ CARCELLER ORDOÑEZ COSME./ Medicina General Integral. Principales afecciones en los contextos familiar y social.__ La Habana:Ed.Ciencias Médicas, 2008.__ 443p.