Faro de punta Lucrecia (provincia de Holguín)

(Redirigido desde «Faro Lucrecia»)

Artículo destacado


Faro de punta Lucrecia
Información sobre la plantilla
Obra Arquitectónica
Faro Lucrecia en 1928.jpg
Tiene una historia centenaria, sirve de guía segura con sus destellos de luz a las naves que transitan en las aguas de la costa nororiental cubana. Es considerado uno de los 100 más importantes del mundo por su posición geográfica.
Descripción
Localización:punta Lucrecia,
municipio de Banes,
costa norte de la provincia de Holguín,
República de Cuba Bandera de Cuba
Uso inicial:Guía a las naves que transitan en las aguas de la costa nororiental cubana
Datos de su construcción
Inicio:10 de noviembre de 1861
Inauguración:10 de octubre de 1868


Faro de punta Lucrecia. Faro cubano, ubicado en la costa norte de la provincia Holguín.

Datos

Tiene una historia centenaria. Es considerado uno de los 100 más importantes del mundo por su posición geográfica

Cristóbal Colón escribió en su diario sobre este punto de la geografía cubana.

El primer europeo que avistó o que dejó constancia escrita de esta zona geográfica fue el almirante Cristóbal Colón, que en su primer viaje a América reconoció estas costas, divisando primero a Boca de Samá, la que denominó Río Sol.

Posteriormente, el 12 de noviembre de 1492, divisó un cabo donde creyó se encontraba el extremo oriental de esta tierra y le puso «cabo de Cuba», siendo consignado de esta forma en el mapa de Juan de la Cosa, en el año 1500. Este cabo según lo han identificado todos los geógrafos no es otro que el actual cabo Lucrecia.

De igual forma en el extracto del diario de Colón hecho por Fray Bartolomé de las Casas sobre ese momento señala:

Navegó al sureste hasta un cabo, al que puso por nombre el cabo de Cuba.

En la noche del 13 de noviembre divisó una punta que no era otra que punta de Mulas.[1]

Construcción del faro

Antecedentes

La zona geográfica donde se encuentra ubicado el faro es muy peligrosa para la navegación ya que es una costa baja, erizada de puntas y peligrosos arrecifes, además por las corrientes que llevan a los buques hacia varios arrecifes de la zona entre ellos el Real Covarrubias, lugar donde en la época colonial se produjeron algunos naufragios, como los ocasionados a varios buques de guerra españoles, al vapor de correo Fernando el Católico y al bergantín Themis, el cual traía un gran cargamento de vinos, tejidos y otras mercancías, y al parecer colmó la copa, por el revuelo que formaron los dueños de ese cargamento y producto a los antecedentes de los anteriores desastres marítimos en el lugar, esto provocó que el Capitán General de la Isla de Cuba, el 13 de febrero de 1858, ordenara acometer los estudios para la instalación, en el lugar, de un faro que evitara estos accidentes y dio la orden al inspector de Obras Públicas para la realización de la obra, en la que planteaba:

De los informes adquiridos parece ser que el lugar más a propósito para la erección de la nueva farola es la punta Lucrecia. Es de suma importancia que quien se encargue del proyecto adquiera datos lo más exactos posibles acerca del paraje más conveniente para establecer dicho fanal.[2]

Según los expertos de la época, la necesidad de la obra se justificaba por el hecho de presentar una costa baja y rodeada de arrecifes que convertían el lugar en un sitio prácticamente inaccesible hasta para las embarcaciones de escaso calado.[3]

Construcción

Faro de punta Lucrecia en 1928.

El 21 de enero de 1860 comenzaron las obras, que por lo abrupto del terreno, lo primero que construyeron fue un camino que comunicara el lugar con los poblados más cercanos. Al inició presentaron una situación muy compleja para conseguir operarios que estuvieran dispuestos a trabajar en ese lugar tan apartado y en condiciones de trabajo bastante difíciles, motivo por el cual aunque recibían un buen salario no consiguieron los trabajadores. Fue necesario que Francisco Serrano y Domínguez, capitán general de la Isla en ese momento, emitiera una orden, el 28 de febrero de 1860, donde disponía el envío de 40 condenados, como fuerza laboral, procedentes de las prisiones de la zona oriental.[4]

La primera piedra fue colocada el 10 de noviembre de 1861 y el 31 de diciembre de 1862 se paralizaron las obras por agotarse el presupuesto inicial. En 1863 se presentó el proyecto reformado, el cual se aprobó al igual que el nuevo presupuesto y en noviembre de 1864 se reanudaron los trabajos. La farola y la maquinaria fueron fabricadas en Francia. La construcción comenzó bajo la dirección del Ingeniero Don César de Llanos y Lamar y terminó dirigiéndola Don Restituto Blanca Flor.[5]

A inicios de 1868 le instalaron la óptica y el equipo de iluminación y rotación, con un alcance de 17.5 millas con atmósfera despejada. El 21 de agosto de 1868, Francisco Lersundi, Capitán General de la Isla, informó al Ministro de Ultramar en Madrid, la culminación de la obra, y la decisión de llevar a cabo la inauguración, el 10 de octubre.

Características de la edificación

Faro de punta Lucrecia en la actualidad.

Esta obra responde al estilo arquitectónico neoclásico, cuya construcción adjunta posee una planta en forma de O, con un patio interior y un aljibe colector. La base del faro es octogonal con una altura aproximada de 11 pies. La torre es de sillería, posee una estructura redonda, con un corredor con barandas de hierro, que circunda la cúpula, tiene una altura de 121 pies, con una escalera interior de 218 peldaños en forma de espiral.[6]

Este faro es el único en Cuba que mantiene casi intactas las instalaciones levantadas para su construcción, mantenidas desde el siglo XIX. Entre ellas el polvorín, el horno de cal, el terraplén donde estaba instalada la carrilera que transportaba las piedras usadas en la construcción, así como la cantera, donde existen algunos cantos semi fabricados y la aguada de donde se abastecían para hacer la argamasa con que unían las piedras de la torre del faro.

Costo de la obra

Después de elaborar el proyecto y varias modificaciones el costo se calculó en 165 000 pesos, pero al concluir totalmente la obra lo realmente gastado fue 190 542. 44 pesos.

Ubicación

Se localiza en la costa norte de la provincia de Holguín, en punta Lucrecia, perteneciente al municipio Banes. El faro está ubicado a los 21° 04' 15 de latitud norte y 75° 37' 13 de latitud oeste, en el lugar más saliente del litoral, entre la bahía de Samá y la de bahía de Banes, a la entrada del canal viejo de Bahamas.

Emite un destello de luz blanca cada 5 segundos, se encuentra a 40 metros sobre el nivel del mar y tiene un alcance geográfico de 18 millas.

Coincidencia histórica

Faro de punta Lucrecia en la actualidad.

Las singularidades de la historia vincularon a la edificación con la gesta independentista cubana, pues precisamente su fecha de inauguración fue el 10 de octubre de 1868 lo que coincide con el inicio de la Guerra de Independencia por Carlos Manuel de Céspedes.[7]

Un mes después de su inauguración, el 21 de noviembre de 1868, una patrulla del ejército mambí ocupó el inmueble, destruyó su aparato lumínico y tomó de rehenes a los torreros. El capitán general de la Isla, Francisco Lersundi, informó sobre este hecho al ministro de Ultramar, y le decía:

El faro de punta Lucrecia preservado por su destino de utilidad universal ha sido destrozado por seis insurrectos. He dispuesto su composición, pero conviene que sea conocido el hecho por los navegantes.

Por tal motivo en la gaceta oficial se publicó la siguiente nota:

Aviso a los navegantes: Según noticias recibidas en esta inspección de Obras Públicas, el faro de la punta de Lucrecia ha dejado de alumbrar desde el 21 del actual a causa de haber los insurrectos del Departamento Oriental apoderarse de los torreros y destruido el aparato. Lo que de orden superior se publica en la Gaceta Oficial, por cuyo conducto también se anunciará la fecha en que las actuales circunstancias extraordinarias permitan que vuelva a encenderse dicho faro.
Gaceta oficial de Cuba[8]

El 1 de mayo de 1870 volvió a encenderse el faro y a partir de ese momento España estableció una guarnición militar en cada uno de los fanales de la Isla.

La acción del faro de punta de Lucrecia fue criticada por el alto mando mambí, pues este faro también orientaba las expediciones mambisas que podían desembarcar por la zona. Y como se evidenció posteriormente por la luz de ese faro muchas expediciones se guiaron para arribar exitosamente a tierras cubanas.[9]

Monumento local

El faro es uno de los monumentos locales de Banes por ser una construcción emblemática del municipio, ya que es el único inmueble del siglo XIX que se conserva, que mantiene su valor de uso original y las transformaciones que ha sufrido son mínimas. Unido a toda la historia y las leyendas que atesora.

Referencias

Fuentes

  • González Pérez, Enildo: “El faro de Cabo Lucrecia y su entorno”, en: Mar y Pesca.
  • Pérez Nakao, Yurisay: Las expediciones desembarcadas por Banes durante la guerra de 1895. La Habana. Casa editora Abril, 1998.
  • ________: Síntesis histórica del municipio Banes. (Material Inédito).
  • Tope Montero, Antonio: Arquitectura en Banes. Holguín. Ediciones Holguín, 1994.
  • Varona Pupo, Ricardo: Banes (Crónicas), Imprenta Ros, Santiago de Cuba. 1930.
  • ANC. Fondo Donativos y Remisiones. Materia Obras Públicas.
  • ANC. Fondo Donativos y Remisiones. Materia Iintendencia.