Javier Mina

Javier Mina
Información sobre la plantilla
Mina.jpg
General de la División Auxiliar del Congreso Mexicano, que desembarcó en Nueva España en 1817
General de División
NombreFrancisco Xavier Mina
Años de servicio1808-1810
LealtadEspaña - México
UnidadEjército Español, División Auxiliar del Congreso Mexicano que se incorporó a las tropas insurgentes de Nueva España, durante la guerra de Independencia de México
Participó enInvasión francesa a España, guerra de Independencia de México

Nacimiento1 de julio de 1789
Navarra, Bandera de España España
Fallecimiento11 de noviembre de 1817
Sierra de Pénjamo, Nueva España, Bandera de los Estados Unidos Mexicanos México
Otros empleosMilitar

Javier Mina o Francisco Xavier Mina. Fue un guerrillero español. Destacó en los dos asedios franceses de Zaragoza. Unido a su tío, el general Espoz y Mina, formó una guerrilla y luchó sin cesar contra los invasores en Navarra, Aragón y La Rioja, hasta caer prisionero en el asedio de Labiano (1810).

Disconforme con el absolutismo de Fernando VII, después de un fallido alzamiento contra Fernando VII marchó a Londres, de donde pasó a México a luchar por su independencia. En 1815, agentes de la insurgencia mexicana en Europa, entre los que se encontraba fray Servando Teresa de Mier, se pusieron en contacto con el liberal español, que decidió armar una expedición. El 15 de abril de 1817 desembarcó en Soto la Marina, donde leyó una proclama a los americanos.


Mina identificaba la lucha de los independentistas con el combate al absolutismo; en México, sin embargo, los insurgentes ya no luchaban por la Constitución de Cádiz, y su iniciativa despertó la desconfianza de algunos. La expedición no duró mucho; en 1817, Mina fue derrotado y hecho prisionero en el rancho El Venadito, cerca de Guanajuato. Fue fusilado el 11 de noviembre de 1817.

Biografía

Infancia y juventud

Francisco Xavier Mina nació en Diciembre de 1789; en el seno de una familia rica. Pasó su infancia en las montañas de su tierra natal, en su juventud fue enviado al Seminario de Pamplona, y luego a Zaragoza, donde habría de concluir sus estudios de jurisprudencia. Sin embargo, interrumpió su carrera para enlistarse en el ejército del centro, que combatió a Napoleón, cuando este invadió a España.

Destacó en los dos asedios franceses de Zaragoza. Unido a su tío, el general Espoz y Mina, formó una guerrilla y luchó sin cesar contra los invasores en Navarra, Aragón y La Rioja; cayó prisionero en el asedio de Labiano (1810), siendo liberado al mismo tiempo que el monarca.

Cuando la lucha independentista se encontraba en un mal momento llegó a la Nueva España Don Francisco Xavier Mina, que había combatido contra Napoleón y también contra Fernando VII, cuando se dio cuenta de que ésta había determinado desconocer los legítimos anhelos del pueblo al derogar la Constitución de Cádiz; Fernando en efecto proclamó un "olvido general" que consistió en hacer ejecutar a todos los que habían luchado por la libertad, incluso en su nombre, contra los invasores; la desilusión de muchos peninsulares y americanos fue general.

Mina, ante la persecución de Fernando, se trasladó a Inglaterra. En ese país se relacionó con el Fray Servando Teresa de Mier (y algunos comerciantes ingleses), quien le aconsejó convertirse en el caudillo de los liberales, ya que era conocido por sus ideas democráticas constitucionales. Convencido de que para luchar contra el absolutismo, que personificaba Fernando VII, podía hacerlo en España o América, se embarcó para ese continente en mayo de 1816, para luchar por la Independencia de la Nueva España.

Participación en la Guerra de Independencia de México

Mina, se trasladó rumbo a la Nueva España pasando por los Estados Unidos en Baltimore consiguió dinero y armas para continuar la lucha; le acompañaban el propio Fray Servando y otros oficiales, que tenían las mismas ideas de sacudirse el yugo fernandino. Estuvo brevemente en Haití; después marchó a Nueva Orleáns y el 15 de abril de 1817 desembarcó en Soto la Marina en la desembocadura del río Santander, en Tamaulipas, donde se puso en contacto con los grupos insurgentes mediante un manifiesto, exhortando a los pueblos a liberarse del rey Fernando y libertad al país.

Llegó con tres buques: el "Cleopatra", el "Neptuno" y el "Congreso Mexicano". Se internó al país con poco más de 300 hombres. Entró en la villa de Horcasitas y tomó 700 caballos que estaban destinados a los realistas, con lo que montó toda su tropa. Se destacaron fuerzas para combatirlo y el 8 de junio de 1817 derrotó en Valle del Maíz al capitán Villaseñor; el 15 a Peotillas; el 19 a Real de Pinos; el 22 se unió a una partida insurgente y el 24 entró al Fuerte del Sombrero, defendido por el insurgente Pedro Moreno. Pero, en cambio, en Soto la Marina fueron derrotados los soldados que dejó y entre ellos fue el Fray Servando Teresa de Mier.

Siguó peleando en numerosos lugares hasta que, desalentado por la indisciplina de sus tropas, marchó a Jaujilla, donde estaba la Junta de Gobierno, llegando el 12 de octubre. Mina identificaba la lucha de los independentistas con el combate al absolutismo; en México, sin embargo, los insurgentes ya no luchaban por la Constitución de Cádiz, y su iniciativa despertó la desconfianza de algunos. La expedición no duró mucho, y fue sorprendido el 27 de octubre de 1817 cayó prisionero, en el rancho del Venadito cerca de Silao.

Muerte

Aprisionado con grilletes se le llevó ante Liñán, quien ordenó su fusilamiento, y, el 11 de noviembre fue fusilado en el cerro del Bellaco. Mina tenía, al morir veintinueve años de edad; era de gallarda presencia, y poseía el arte de ganar el afecto de los soldados.

En Nueva España tomó el título de "General del Ejército Auxiliar de la República Mexicana". Llegó cuando la Guerra de Independencia estaba en su último período; sin recibir los auxilios que le habían prometido; visto con desconfianza por los insurgentes, luchó contra todos los recursos de un gobierno establecido. Mina todavía penetró, por medio de sus triunfos, hasta el corazón del país; puso en el mayor cuidado al virrey, y su expedición forma un episodio corto, pero de los más brillantes de la Guerra de Independencia. En la Columna de la Independencia, un importante monumento de la ciudad de México que honra a los héroes de la contienda que se llevó a cabo de 1810 a 1821, descansan sus restos.

Fuentes