Miguel Grau

Miguel Grau Seminario
Información sobre la plantilla
GRAU MUÑIZ.jpg
Retrato del Gran Almirante del Perú Miguel Grau Seminario, vistiendo un uniforme de gala que nunca llegó a usar, hecho en 1879 por el artista español Ramón Muñiz
Gran Almirante del Perú
NombreMiguel María Grau Seminario
Años de servicio1854 - 1879
ApodoEl caballero de los mares.
El peruano del milenio.
LealtadMarina de Guerra del Perú Bandera de Perú
Servicio/ramaFuerza de Superficie
Lugar de operaciónCallao, Perú. Bandera de Perú
Unidad1ª División Naval.
CondecoracionesGrado de Contralmirante (Ley aprobada el 26 de agosto de 1879)
Grado de Almirante (Ley Nº 10689 de 1949)
Grado honorífico de Gran Almirante del Perú y ratificación del titulo de Héroe Nacional (Ley Nº 16730 del 24 de noviembre de 1967)
Héroe Nacional y Almirante de Bolivia por el Congreso Nacional de Bolivia (6 de octubre de 1989).
MandosComandante del Blindado, tipo Monitor, "Huáscar".
Comandante en Jefe de la Escuadra Peruana.
Comandante General de la Marina de Guerra del Perú.
Participó enGuerra Hispano-Sudamericana.
Guerra del guano y del salitre.

Nacimiento27 de julio de 1834
Piura, Perú, Bandera de Perú
Fallecimiento8 de octubre de 1879
Punta Angamos, Bolivia Bandera de Bolivia
Causa de la muerteEn combate.
Otros empleosMarino Mercante
Diputado por Paita.
CónyugeDolores Cabero Nuñez.
HijosEnrique Grau Cabero
Miguel Gregorio Grau Cabero
Oscar Grau Cabero
Ricardo Florencio Grau Cabero
María Luisa Grau Cabero
Carlos Grau Cabero
Rafael Leopoldo Grau Cabero
Victoria Grau Cabero
Elena Grau Cabero y
Miguel Grau Cabero
PadresJuan Manuel Grau y Berrío y María Luisa Josefa Seminario del Castillo.

Miguel Grau Seminario (Piura, 27 de julio de 1834 - Punta Angamos, 8 de octubre de 1879) fue un marino y político peruano. Es considerado héroe máximo de la Marina de Guerra del Perú, y uno de los jefes navales más famosos del continente americano. Comandante del buque de guerra blindado "Huáscar", y Comandante en jefe de la escuadra nacional peruana, murió en el combate naval de Punta Angamos (Bolivia) durante la guerra con Chile.

Síntesis biográfica

Nació en Piura el 27 de julio de 1834 en la calle Mercaderes 662. Su madre fue la distinguida dama piurana María Luisa Josefa Seminario del Castillo, y su padre fue el teniente coronel Juan Manuel Grau Berrío, colombiano de noble ascendencia catalana y que luchó por la independencia del Perú en el ejército de Sucre y estuvo en Junín y Ayacucho y llegó a ser mas tarde empleado de la Aduana de Paita.

Parte de su infancia transcurrió en el puerto de Paita que a mitad del siglo XIX era el centro marítimo comercial más importante de la costa del Perú. Allí funcionaba una escuela náutica, donde recibió sus primeras instrucciones.

A los nueve años Miguel Grau obtiene el permiso de su familia e hizo un viaje a Buenaventura en un bergantín particular, de nombre Tescua, que naufragó en la isla colombiana de Gorgona.

Como afirma el notable historiador peruano Dr. Jorge Basadre:

Aprendió, pues, primero en la vida que en los libros. Fue un colegial taciturno, distraído. Tenía once años de edad cuando empezó a trabajar en la marina mercante. Allí fue desde grumete hasta piloto. Conoció Panamá, las islas Marquesas, las islas Sandwich, las islas Sociedad, Burdeos, Río de Janeiro, Hong Kong, Macao, Singapore, San Francisco, Nueva York. Supo de las galletas rancias, del agua podrida, de la carne salada, del escorbuto, del incendio, del temporal, del naufragio, de las peleas y de las juergas en los puertos. Había carecido de infancia; pero la suya fue una autentica juventud aventurera. Puede decirse que si bien no ha ingresado a la Armada Nacional es ya un marino. En 1854, este joven lobo de mar quiso ser guardiamarina. Apenas egresado de la Escuela Naval sirvió en el vapor Rímac, luego en el pailebot Vigilante y posteriormente en el Ucayali y en la fragata Apurímac. Como alférez de fragata participó en la sublevación vivanquista de 1857 y por ello fue separado del servicio. De este modo, la aptitud para la juvenil rebeldía sirve para explicar la rígida disciplina de su madurez. Fue uno de los asaltantes a la casa de Castilla. De vuelta a la marina mercante, hizo la carrera a la China, a la India y a la Polinesia. Solo en 1863 reingresó al servicio de la armada nacional como teniente segundo y segundo comandante del vapor Lerzundi.[1]

Trayectoria naval

Ingreso a la Marina de Guerra

El 11 de marzo de 1854, luego de abandonar la marina mercante en 1853, ingresó a la marina de guerra del Perú como guardiamarina en el vapor “Rímac”.

Apenas egresado de la Escuela Naval, el 4 de marzo de 1856 como Alférez de fragata, sirvió en el vapor "Rímac", luego en el pailebot "Vigilante" y posteriormente en el "Ucayali" y en la fragata “Apurímac”.

Como Alférez de fragata, cuando estaba al mando de la fragata “Apurímac”, participó en la sublevación vivanquista de 1857 y por ello fue separado del servicio. Fue uno de los asaltantes a la casa de Castilla. De vuelta a la marina mercante en 1858, hizo la carrera a la China, a la India y a la Polinesia.

Solo el 11 de septiembre de 1863 reingresó al servicio de la armada nacional como Teniente segundo y segundo comandante del vapor General Lerzundi.

El 4 de diciembre de 1863 asciende a Teniente primero graduado.

El 8 de enero de 1864 Grau es Teniente primero efectivo.

Grau y el capitán de corbeta Aurelio García y García son comisionados a Europa como integrantes de un programa de adquisiciones navales. Es enero de 1864.

El 15 de diciembre de 1864, Miguel Grau recibirá en Saint Nazaire, Francia la documentación de la corbeta "Unión", en la que se hará a la mar del día 18.

Estando en Europa Grau vería erigirse el blindado de tipo Monitor "Huáscar" en los astilleros ingleses de Laird & Brothers, en el puerto de Birkenhead, (Reino Unido).

El 31 de marzo de 1865 Grau asciende a capitán de corbeta.

Guerra Hispano-Sudamericana

A su regreso de Europa las escuadras de Perú y Chile se unieron en una flota binacional contra los intentos españoles de reconquistar sus ex colonias americanas.

Con la declaración de guerra a España el 14 de enero de 1866, la corbeta Unión, al mando del capitán de corbeta Miguel Grau, y otras naves peruanas se hallaban en aguas chilenas, conformando la denominada Flota Aliada, la misma que, el 7 de febrero del mismo año, se batió contra una división naval española en el Combate naval de Abtao.

El 22 de julio de 1866 Grau asciende a capitán de fragata.

Después de la guerra

Oleo póstumo de Grau que lo representa durante su gestión como diputado por Paita (1876-1879), cargo que abandonó para acudir a la defensa del Perú.

El 25 de julio de 1868 Grau asciende a capitán de navío graduado.

El 23 de abril de 1873 Grau fue ascendido a capitán de navío efectivo y con ese rango fue nombrado comandante del blindado "Huáscar".

En 1876 incursionó en la política. Fue miembro conspicuo del Partido Civil y en la Cámara de Diputados se desempeñó como Diputado por Paita, dejando momentáneamente el comando del Huáscar durante dos periodos legislativos (1876 y 1879).

En 1877 fue nombrado, por el presidente Mariano Ignacio Prado, Comandante General de la Marina. Al año siguiente, presentó una Memoria de Marina al Gobierno, documento en el que se informaba sobre la situación general presentada en la Armada en lo referente al estado de los buques de la escuadra, al material de guerra y al nivel de preparación y disciplina del personal naval.

Guerra del Guano y del Salitre

En 1879 Grau, siendo Diputado por Paita, reasume en marzo de 1879 el mando del blindado "Huáscar".

Miguel Grau era capitán de navío de la Marina de Guerra del Perú y ante la inminencia del conflicto con Chile, el presidente Prado le asignó el mando de la 1ª división naval, compuesta por los blindados "Huáscar" e "Independencia".

El 5 de abril de 1879 se inició la Guerra del Guano y del Salitre (guerra de conquista iniciada por los chilenos y llamada por ellos Guerra del Pacífico), en que la República de Chile, pretextando el pago de un impuesto de 10 centavos fijado por Bolivia por cada quintal de salitre boliviano exportado por Chile y con el fin de apoderarse de los yacimientos de guano y de salitre existentes en Perú y Bolivia, atacó a la República del Perú y a la República de Bolivia.

El 15 de mayo de 1879 Grau, al mando del blindado "Huáscar", recibe instrucciones del Ministro de la Guerra Domingo del Solar, quien le comunica que zarpe del Callao en convoy, en la noche del 15 de mayo de 1879, con la escuadra de su mando y se dirija al puerto de Arica.

Grau en esta guerra desempeñó un rol importante al hostilizar los puertos chilenos, cortar las líneas de comunicación e interceptar los suministros chilenos, averiando, capturando o destruyendo varios barcos enemigos y bombardeando las fortificaciones costeras de Chile. Grau, al mando del blindado Huáscar, tuvo en efecto una actuación sobresaliente en la guerra con Chile.

El blindado "Huáscar"
El blindado ligero de mar "Huáscar" navegando majestuosamente en alta mar. Oleo hecho por el artista Guillermo Spiers.

El blindado “Huáscar” era llamado Vapor de torreón blindado en las memorias de marina de años anteriores a la guerra del guano y del salitre, por lo tanto no era un monitor.

Fue contratada su construcción en 1864 en los astilleros de la Casa Laird Brothers en Birkenhead, Inglaterra y comisionado en 1866. Estaba construido sobre la base del diseño del marino británico Cowper Coles.

Su desplazamiento era de 1,745 toneladas, su eslora de 195 pies, casco de hierro, propulsión de una hélice fija de 4 aspas y velocidad máxima de 12,27 nudos.[2] Estaba al mando del contralmirante Miguel Grau, Comandante en Jefe de la 1ª división naval y jefe de la expedición.

Su blindaje era de una faja de hierro forjado que se extiende por toda la eslora, de 4½ pulgadas en el centro y que adelgaza hasta 2 pulgadas en los extremos, respaldados por 9 pulgadas de madera teca en el centro, que disminuye a 8 pulgadas en proa y 6 pulgadas en popa. El blindaje se extiende a 3 pies por debajo de la línea de flotación.[3]

En la torre giratoria el blindaje era de 5½ pulgadas y de 7½ pulgadas en las inmediaciones de las portas de los cañones, sobre 14 a 15 pulgadas de madera de teca que disminuye en donde aumenta el blindaje.[4] En la torre de mando el blindaje es de 3 pulgadas sobre 12 pulgadas de madera teca.[5]

Su artillería principal estaba compuesta por dos cañones rayados y de avancarga Armstrong de 300 libras y de 10 pulgadas de calibre, colocados en una torre giratoria de 22 pies de diámetro, que se ronzaba manualmente por 8 hombres y daba una vuelta completa en 15 minutos. Contaba también con dos cañones cazadores rayados y de avancarga Armstrong de 40 libras, uno en el alcázar de estribor y otro en popa, un cañón rayado y de avancarga Armstrong de 12 libras en el alcázar de babor y una ametralladora Gatling de calibre 0.42 inches (pulgadas) en la cofa. Cabe mencionar que la tripulación contaba con 60 rifles Remington[6] calibre 0.43, que usaba la misma munición que la ametralladora Gatling.

El blindado "Huáscar" comandado por Miguel Grau era el buque mas famoso de la escuadra peruana y era temido por los chilenos porque este se movía sigilosamente en el mar y atacaba por sorpresa para luego salir airoso en cada una de sus incursiones. Bajo el comando de Grau el blindado Huáscar se trasformó en la nave de guerra mas brillante, y de más notable participación, de la marina de guerra del Perú durante la Guerra del guano y del salitre.

Combates Navales de Iquique
Pintura que describe el momento en que el blindado peruano "Huáscar" hunde con el espolón a la corbeta chilena "Esmeralda" en el primer combate naval de Iquique del 21 de mayo de 1879.

En el primer Combate Naval de Iquique (21 de mayo de 1879), el blindado "Huáscar" hundió y rindió a la corbeta chilena Esmeralda, al mando del capitán de fragata Arturo Prat Chacón, quien falleció en el enfrentamiento naval. Grau no solo ordenó el rescate de la tripulación sobreviviente sino que también expresó por escrito sus condolencias a la viuda de su oponente Arturo Prat, Carmela Carbajal, enviándole una carta y adjunto a esta objetos personales de Prat como su sable de marina sin vaina, fotografías, un escapulario, gemelos de camisa, etc.

En el segundo combate naval de Iquique, a las dos de la madrugada del 10 de julio de 1879, el Huáscar avista al vapor enemigo Matías Cousiño y lo ataca rindiéndolo al primer cañonazo. Grau, en gesto humanitario, advierte a la tripulación chilena que abandone el barco porque va a hundirlo.

Estos dos gestos de nobleza, y otros mas, mostrados por Grau le valieron a Grau el calificativo honroso de “El Caballero de los Mares” por parte de sus oponentes chilenos, como el más puro elogio del emblemático guerrero del mar cuya gloria bastaba por sí sola para dar honor a un continente, reconociendo sus acciones humanitarias y su comportamiento caballeroso, combinado con su capacidad excepcional, que unida a su valor y a la serena concepción de sus planes le permitieron ejecutar con extraordinaria eficiencia las más variadas operaciones.

Correrías del Huáscar

Luego del primer combate naval de Iquique, el "Huáscar" quedó prácticamente solo para hacer frente a la poderosa escuadra chilena. Sin embargo, durante 5 meses mantuvo la lucha como dueño del mar, paseando arrogante y amenazador el pabellón peruano por los mares del sur. Mientras el Perú contó con el "Huáscar" al mando de don Miguel Grau, los chilenos no lograron realizar ninguna operación de importancia; la guerra no se consideraba perdida y la opinión pública peruana vislumbraba la posibilidad de una victoria. Sus hazañas traspasaron las fronteras del Perú y se esparcieron por el mundo causando admiración, lo que unido a la magnanimidad que Grau demostró siempre con los enemigos vencidos y las poblaciones indefensas, le valió el honroso título de "Caballero de los Mares".

Entre fines de mayo y principios de octubre de 1879, el "Huáscar" incendió en Mejillones la goleta chilena "Clorinda"; bombardeó el puerto de Antofagasta, cuartel general del ejército chileno y combatió con la "Covadonga"; apresó a la goleta "Coquimbo" y a la barca "Emilia"; combatió con el "Cochrane", el "Magallanes", el "Abtao" y otros buques chilenos, burlándolos y saliendo airoso de la persecución a que lo habían sometido. Estuvo a punto de apresar al transporte "Matías Cousiño"; se presentó sorpresivamente en los puertos chilenos El Cobre, Taltal, Ballenita, Caldera, Chañaral, Huasco, Carrizal Bajo, Pan de Azúcar. Cortó el cable submarino en Antofagasta y destruyó lanchas y medios de movilidad a lo largo de la costa chilena. El 23 de julio en compañía de la "Unión" capturó al transporte chileno "Rímac" que conducía hacia Antofagasta al Regimiento de caballería "Carabineros de Yungay", armas y municiones, presa ésta que causó gran indignación popular en Santiago contra los directores de la guerra. Continuó su extraordinaria campaña hostilizando al enemigo con apariciones sorpresivas en Taltal, Caldera, Cobija y Tocopilla; combatió nuevamente en Antofagasta con el "Abtao" y la "Magallanes". En compañía de la "Unión" escoltó a los transportes peruanos que conducían tropa y armamento a Tarapacá y Arica, y así, no obstante la superioridad naval chilena, los aliados pudieron concentrar sus mejores fuerzas en Tarapacá.

Las proezas del "Huáscar" tuvieron prácticamente detenidas las acciones militares de los chilenos durante los primeros meses de la guerra, terminando por producir una violenta indignación popular en Chile contra el Presidente y sus Ministros. Los Ministros se vieron obligados a renunciar así como el jefe de la escuadra W. Rebolledo. El nuevo Ministro de Guerra Rafael Sotomayor, ordenó a los buques de la escuadra chilena reunirse en Valparaíso en donde fueron sometidos a minuciosa limpieza y reajuste de sus máquinas; estableció un servicio constante de comunicaciones entre Valparaíso y Antofagasta; organizó un servicio de pescadores a lo largo de la costa para que dieran noticia apenas divisaran al "Huáscar", y a principios de octubre la escuadra chilena formada en dos divisiones al mando de Galvarino Riveros, zarpó de Valparaíso con órdenes precisas y terminantes de acabar con el "Huáscar".[7]

El ascenso de Grau al grado de Contralmirante, en justa atención a sus servicios en la guerra defensiva que Perú hacía frente a Chile, fue aprobado por el Congreso el 26 de agosto de 1879.

Combate Naval de Angamos y fallecimiento
Pintura que describe el Combate naval de Angamos ocurrido el 8 de octubre de 1879 en las costas de Bolivia. El blindado "Huáscar" enfrenta a los dos acorazados chilenos "Almirante Cochrane" y "Blanco Encalada".
Exequias fúnebres oficiadas en la Catedral de Lima en honor a los mártires del "Huáscar". Se llevaron a cabo el 29 de octubre de 1879.

El combate naval de Angamos se produjo el miércoles 8 de octubre de 1879 y en él se enfrentaron los buques peruanos blindado Huáscar y corbeta Unión contra dos divisiones de buques chilenos compuestas por las fragatas blindadas: Cochrane, Blanco Encalada, la corbeta O'Higgins, la goleta Covadonga, el transporte armado Loa y el vapor Matías Cousiño.

Durante el combate los artilleros navales chilenos de las fragatas blindadas Almirante Cochrane y Almirante Blanco Encalada emplearon todo el poder de fuego de sus naves disparando masivamente andanadas de proyectiles dirigidos a las partes vitales del monitor. Una bomba impactó en la torre de mando donde se encontraba Miguel Grau, quien murió en el acto.

El blindado Huáscar fue capturado por los chilenos cuando estos constataron que, como consecuencia del duelo de artillería, el buque peruano ya no tenía los elementos de defensa necesarios que le hubieran permitido impedir el abordaje de la nave. Aunque no se pudo recuperar la mayor parte del cuerpo de Grau, sus restos fueron enterrados con honores militares por los chilenos.

El 27 de junio de 1890 sus restos son exhumados en Santiago de Chile y fueron entregados al Perú.

Las hazañas de Grau con el blindado Huáscar trascendieron las fronteras del Perú y causaron la admiración de los marinos de las diferentes armadas del mundo como el marino argentino Manuel Barraza. En efecto, según el diario El Independiente de Santiago y El Heraldo de Valparaíso, en su edición del 25 de febrero de 1889, el marino argentino Manuel Barraza se levantó de su silla, levantó su copa y pidió brindar… “por otra figura inmortal de la historia americana; por un héroe legendario cuya gloria bastaba por sí sola para dar honor a un continente; por un marino que debió alumbrar al mismo océano en la reciente Guerra del Pacífico; por uno de esos guerreros sublimes ante los cuales el sentimiento de la nacionalidad desaparece para dejar solo en el alma el sentimiento de la admiración”. Barraza terminó su brindis con estas palabras: “… por un héroe eminentemente americano; por el inmortal marino a quien todos los que seguimos la carrera del mar debemos tomar como ejemplo y como modelo. Señores: ¡un brindis por Miguel Grau!”[8].

En el museo flotante Monitor Huáscar se exhibe un retrato del almirante Grau que fuera su insigne comandante.

En 1967, el Congreso del Perú le otorgó póstumamente el grado honorífico de «Gran Almirante del Perú».

Grau es el héroe máximo de la marina peruana de guerra y es conocido como el Caballero de los Mares, calificativo que se le dio por el valor y la humanidad que mostraba ante sus enemigos, siendo estimado tanto por peruanos como por los chilenos.

En una encuesta realizada a fines del siglo XX se le reconoció y denominó el Peruano del Milenio.

Vida privada

El 12 de abril de 1867 Grau contrajo matrimonio, en la iglesia Parroquial del Sagrario de Lima, con la dama limeña Dolores Cabero, con quien tuvo diez hijos. La familia se instaló en Lima, en una casa, ubicada en la calle Lescano, que hoy ha sido restaurada y se le conoce como la Casa Grau.

Referencias

  1. Historia de la Republica del Perú 1822-1933, primera edición, 2014, Tomo VIII, página 280, de Jorge Basadre.
  2. Melitón Carvajal Pareja, Historia Marítima del Perú, Tomo IX, vol. 3, p. 371.
  3. Melitón Carvajal Pareja, Historia Marítima del Perú, Tomo IX, vol. 3, p. 376.
  4. Melitón Carvajal Pareja, Historia Marítima del Perú, Tomo IX, vol. 3, p. 403.
  5. Melitón Carvajal Pareja, Historia Marítima del Perú, Tomo IX, vol. 3, p. 414.
  6. Boletín de la Guerra del Pacífico, N° 19, p. 396. Publicación periódica. Santiago de Chile. 1879.
  7. Historia del Perú, La República 1868 - 1980, por Gustavo Pons Muzzo
  8. Diario "El Popular" de Lima, del 31 de enero de 2020. Cuando un marino argentino pidió brindar por Miguel Grau en Chile.

Véase también

Combate Naval de Iquique

Bibliografía

Enlaces externos