Monumento en Playa Siboney

Monumento de Playa Siboney
Información sobre la plantilla
Obra Arquitectónica  |  (Tarja)
MonuSib.png
Tarja que representa el desembarco de las tropas aliadas cubano norteamericana durante la Guerra Hispano-Cubano-Norteamericana.
Descripción
Tipo:Tarja
Localización:Playa Siboney, Provincia Santiago de Cuba, Bandera de Cuba Cuba
Uso inicial:Monumento Local
Uso actual:Monumento Local
Datos de su construcción
Inicio:1907
Otros datos
Arquitecto(s):Coronel José Portuondo Tamayo, Federico Bolívar y Vicente Miniet.

Monumento en Playa Siboney. Tarja que representa un sitio histórico donde se produjo el desembarco de las tropas aliadas cubano norteamericana durante la Guerra Hispano-Cubano-Norteamericana. Simboliza el comienzo de las acciones de desembarco en Santiago de Cuba, por playa Siboney.

Ubicación

Localizado en el extremo suroeste de la playa Siboney, ubicado en el Km. 14 de la carretera con el mismo nombre, provincia Santiago de Cuba.

Características geográficas

Según el autor norteamericano French E Chadwhick, en Siboney no había atracadero. Allí estaban ubicadas instalaciones, talleres, un almacén y un acueducto de la compañía minera Juraguá Iron Company, así como un hospital, varias casas y numerosos bohíos. Una línea de ferrocarril perteneciente a la empresa partía de allí, a lo largo de la costa, hasta Aguadores, en la desembocadura del río San Juan, 12 kilómetros hacia el oeste, siguiendo después en dirección noroeste, dejando el Morro a la izquierda hasta llegar al embarcadero de la compañía, situado en las márgenes de la bahía santiaguera, en la ensenada de la Cruz, al sur de la ciudad. El fondeadero formado por el acarreo del pequeño río que allí desemboca no es un buen tenedero y carece de protección excepto la que le proporciona un promontorio que penetra en el mar en su extremo este. Allí predomina el viento del sureste que va levantándose desde antes del mediodía para caer en la tarde cediendo lugar al terral nocturno hasta que en la mañana siguiente es sustituido por la brisa marina.

Desde Siboney salían dos caminos para Santiago de Cuba: uno, conocido por Camino Real o Camino Bajo, que sigue la depresión al norte de la sierra que corre aledaña al mar; por este camino la distancia hasta Santiago de Cuba es de 20 kilómetros. La otra vía, prácticamente un trillo denominado Camino Alto, desde Siboney toma dirección oeste, atravesada por la sierra, recorriendo su firme paralelamente a la costa por unos 5 kilómetros, para torcer después hacia el norte y entroncar con el camino principal ya mencionado, cerca del lugar conocido como las Guásimas. Por mar, desde Siboney hasta El Morro hay, aproximadamente, 11 millas. El acceso al Morro desde esa playa resultaba difícil, pero la vía férrea de la Jaragua Iron Company llegaba hasta las inmediaciones de la fortificación. Esta vía férrea era cortada solamente por un obstáculo natural, la boca del río san Juan en Aguadores, y los españoles inutilizaron el puente allí existente. Ambas vías, a través de Aguadores y Las Guásimas, anteriormente descritas determinaban las dos direcciones posibles de la marcha y la maniobra: siguiendo la línea del ferrocarril a través de Aguadores hacia el Morro, o pasando por Las Guásimas hacia Santiago de Cuba, siguiendo los caminos. Varios factores y circunstancias hicieron a Shafter decidirse por la segunda dirección.

Antecedentes históricos

Esta playa constituye la segunda zona de desembarco del 5to Cuerpo de Ejército de los Estados Unidos de América. El 22 de junio después de iniciarse el desembarco de este cuerpo por Daiquiri, se le ordena al general Henry W, Lawton colocar una avanzada en dirección a Siboney situada a 4 millas del lugar.

El 23 de junio de 1898 comienza el desembarco de la 1ra División de Infantería, al anochecer estaban en tierra unos 6000 hombres. Durante la noche y la madrugada del 23 y 24 continuó la operación de desembarco bajo la iluminación de los proyectores de los buques y al anochecer del día 24, todo el cuerpo de expedicionario de Shafter estaba en tierra.
Este mismo día desembarcan por este lugar las tropas cubanas en una composición de alrededor de 3000 hombres bajo el mando del Mayor General Calixto García Iñiguez.

Objetivo

El monumento de Siboney al igual que el de playa Daiquirí, fue colocado con el objetivo de perpetuar la memoria del hecho ocurrido en este lugar. Este se erige para reafirmar el valor histórico de esta playa, por lo que es declarado monumento de la localidad.

Acciones constructivas

Su construcción data de 1907, materializada por la Compañía Juraguá Iron Company. Para estas acciones se designó una comisión en el año 1905 encargada de instalar monumentos en los sitios vinculados con la Guerra Hispano-Cubano-Norteamericana. Sus integrantes, el Coronel José Portuondo Tamayo y los veteranos de la guerra Federico Bolívar y Vicente Miniet.

Descripción

Este monumento, conocido como: la punta del obelisco o panteón, se encuentra muy próximo al mar, por lo que su estructura se construyó con materiales resistentes a la acción directa del salitre y los fenómenos naturales. Se emplearon como materiales piedras minerales de hierro, de color púrpura extraídos de las minas de la compañía, unidas con la técnica de mampuesta, de forma rectangular; el piso o base se realizó de concreto (grava, cemento y arena). La placa colocada al centro es de bronce, sujeta con 6 tornillos del mismo material donde se puede ver la inscripción (texto) en idioma inglés, donde se encuentra una relación de las tropas norteamericanas y cubanas desembarcadas en este punto.

Trascendencia histórica

Dada la importancia que tiene para la Historia de Cuba y Universal, conocer los sucesos relacionados con este fenómeno histórico, que Lenin denominó:

La primera guerra imperialista del mundo.

Es importante se conozcan y difundan los hechos relacionados con esta guerra; resultando playa de Siboney no sólo lugar recreativo, sino además de conocimiento y símbolo imperecedero del patrimonio cultural que atesora la provincia Santiago de Cuba, escenario de las principales acciones de la Guerra Hispano-Cubano-Norteamericana, formando parte de la memoria histórica del pueblo de Cuba.

Fuentes

  • Ermolov. La Guerra Hispano Americana. San Petersburgo 1899.
  • Placer Cervera, Gustavo. El estreno del imperio en Cuba. Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 2006.