René Otazo Casimajou

René Otazo Casimajou
Información sobre la plantilla
Otazo Casimajou.jpg
NombreRené Otazo Casimajou
Nacimiento22 de agosto de 1922
MatanzasBandera de Cuba Cuba
Fallecimiento27 de enero de 1996
Otros nombresRené Otazo Casimajou

René Otazo Casimajou. Cirujano dentista cubano, participante en las luchas por la independencia, contrajo matrimonio con la doctora Flavia Sánchez Manduley, una de las hermanas de Celia. Con quien iniciaría su camino revolucionario e independentista.

Síntesis biográfíca

Infancia y juventud

Nació el 22 de agosto de 1922, en la ciudad de Unión de Reyes, provincia de Matanzas. Realizó los estudios primarios en la escuela "Los Hermanos Maristas", de la Víbora, hasta el primer año de bachillerato, que lo terminó en el Instituto de Segunda Enseñanza de la Víbora, en la ciudad de La Habana.

En 1940 inició sus estudios de Cirugía Dental, los cuales concluyó en 1944. Inició el ejercicio de la profesión en la ciudad de La Habana; al no cubrir los gastos de la instalación, decidió trasladarse para Media Luna, perteneciente a la actual provincia Granma.

Otras etapas de su vida

En mayo de 1946 contrajo matrimonio con la doctora Flavia Sánchez Manduley, quien fue su compañera en la vida y en la lucha política, hasta su fallecimiento.

En el trabajo en el batey de este central de Media Luna, pudo percibir el nivel de pobreza y explotación de los trabajadores y del pueblo en general.

En 1951 se trasladó con su esposa para la ciudad de Cienfuegos, donde fue nombrado "dentista de las misiones rurales educativas", labor que realizó durante el tiempo que permaneció en esa ciudad.

Cuando se produjo el ataque al Cuartel Moncada en 1953, le impresionó el hecho, pero conoció más de cerca la situación al viajar a Pilón, donde su cuñada, Celia Sánchez Manduley, le dio detalles de los hechos y de las relaciones que ella había establecido con los presos.

Vinculación al proceso revolucionario

Se vinculó al proceso revolucionario con el Desembarco del Granma, el 2 de diciembre de 1952, destacándose a partir del hecho la participación directa de Celia Sánchez y de familiares de los que participaron en el desembarco.

La relación familiar con Celia Sánchez motivó que se acercaran a Otazo y Flavia varios compañeros, con el interés de obtener información, como Gloria Suárez, que quería saber de un sobrino e hijo de crianza: Raúl Suárez Martínez; de esta forma surgieron los primeros intentos con personas dispuestas a colaborar con el movimiento.

A través de su cuñada Acacia Sánchez, tuvo noticias de que Fidel estaba vivo y de que ya se tenía contacto con él y Celia, que se encontraban en un lugar aparentemente seguro. A partir de entonces comenzó la actividad de recaudar dinero para el movimiento, que se le envía a Acacia. Por medio del doctor Luis Bustamente hizo contacto con Efraín Alfonso Liriano, jefe del Movimiento 26 de Julio en Las Villas, y comenzó junto con Flavia a recibir orientaciones del mismo; les envió a su casa a la doctora Margot Machado, madre de Pino Machado, mártir de la Revolución, y a Aleyda Mach, las que dejaron instrucciones para organizar la resistencia y la forma de recaudar mediante la venta de bonos; estas visitas se repetían.

Se ampliaron los contactos con Rigoberto, jefe del Movimiento "26 de Julio" en Cienfuegos; Bebo Cabrera, Ramiro Lavandero, mártir de la Revolución, y varios más. Cuando Emilio Aragonés pasó a ser jefe del movimiento, por estar en prisión Rigoberto, utilizó su casa para contactos y reuniones.

En el asalto planificado para Cayo Loco, en el mes de mayo, la casa de Otazo y Flavia fue un punto de retirada y se prepararon cócteles molotov. El asalto se frustró al ser sorprendida por la policía una casa en Buenavista, donde se ocultaban 35 compañeros. Emilio Aragonés se asiló en la Embajada de México. En el movimiento existía cierta desorganización y partieron de vacaciones para Pilón; al regreso, cogieron preso al suegro y la familia no pudo moverse de Manzanillo hasta el 4 de septiembre, fecha en que fue liberado. Al regresar a Cienfuegos en tren, conocieron en Santa Clara que se combatía en esa ciudad y se mantuvieron allí, en la casa de Israel Peña; luego continuaron para La Habana, donde un hermano les prestó una casa en la playa de Guanabo. El día 11 regresaron a Cienfuegos, pero los vecinos no los dejaron llegar a la casa, debido a que la policía ya los estaba buscando y los habían ido a detener.

En octubre le hicieron un registro en la casa y se instaló frente a ella un carro del SIM de la tiranía; a los 2 meses le volvieron a hacer otro registro. En Guanabo estaban inactivos, aunque los visitaba el doctor Luis Borges, de Cienfuegos, y Héctor LLopis, de Manzanillo, que trabajaba directamente con Celia.

Decidieron mudarse para La Habana, y con amigos que iban poco a poco, se fueron perdiendo de la vista del SIM; se mudaron para la calle Santa Catalina, No. 58, apartamento 10, donde inmediatamente reiniciaron las actividades; la casa se convirtió en un punto de recepción de los que venían de la Sierra Maestra, directo de la Comandancia. Así, recibieron a Lola Feria (esposa de Suñol) con la carta para el periodista Pardo Llada; la combatiente Lidia Doce, en varios viajes de correo, hasta el día de su captura y asesinato; la compañera Adis Nelia Silva, mensajera de Bayamo, que traía al periodista argentino Masetti.

Cuando la Huelga del 9 de abril la casa se convirtió en cuartel; allí fueron destinados el doctor Luis Borges, sus dos cuñados de apellido Ochoa, y un panadero de Bauta, junto con Otazo.

Lola Feria, en uno de sus viajes, trajo al comandante Delio Gómez Ochoa, que fue enviado por la Comandancia a dirigir el Movimiento "26 de Julio" en La Habana; éste permaneció en su casa 10 días. Posteriormente, recibieron a Pepito Orgibay, que, con Delio Gómez y Dermidio Escalona, prepararon la apertura del frente de Pinar del Río. También acogieron a otros compañeros, como Teresita García Ponce, que junto con María del Carmen del Valle, visitaba a Armando Hart, quien guardaba prisión en la Isla de Pinos y se le enviaban mensajes.

De la casa de Otazo se envió para la Sierra Maestra a Gustavo Más, y al doctor Luis Borges con Lila León; asimismo se recibían y enviaban encargos con el chofer de ómnibus, Quin Roque, a Bayamo.

Una vez abierto el frente de Pinar del Río, la casa se mantuvo como contacto de ese frente con el de la Sierra Maestra. En la última reunión, el compañero de Los Palacios, enviado por el frente de Pinar del Río con los de La Habana, pasó el envío de una planta transmisora el 25 de diciembre.

Desde Guisa, sus cuñadas Acacia y Griselda comunicaron, por vía inalámbrica, que él y Claudia marcharon para allá, lo que motivó en su hermano el deseo de asilarlo, a lo que se opusieran, ya que el Che peleaba en esos momentos en Santa Clara y el triunfo se avecinaba.

Tras el triunfo revolucionario

A partir del triunfo de la Revolución, el doctor Otazo se incorporó de lleno a la construcción de la nueva sociedad y desempeñó múltiples responsabilidades en el Ministerio de Salud Pública.

En enero de 1959 fue designado jefe de primera clase del Negociado Pagador Auxiliar, Sección de Pagaduría; en febrero de ese año fue jefe de segunda clase de la sección de Odontología, supervisor nacional de Odontología. En 1961 fue designado responsable del Departamento Electromédico Dental, y en 1963, Asesor Nacional de Estomatología de Empresa Mutualista.

En 1967 fue nombrado director de la Clínica Estomatológica del Cerro, y en 1968, responsable regional de estomatología en la Regional de Plaza, en la ciudad de La Habana. Al instaurarse la organización del Estado, fue designado director municipal de estomatología, en el municipio Plaza.

Muerte

Falleció el 27 de enero de 1996.

Aportes realizados

En su hoja de servicios se destacan aportes, como la confección del primer modelo estadístico en estomatología; remodelación y dotación de equipos para clínicas y policlínicas, entre estas últimas: Tamayo, Abel Santamaría, Marcelo Salado; y las clínicas estomatológicas de Marianao, Siboney, Guanabacoa, Ana Betancourt, Antonetti, de la Víbora. Participó en varias investigaciones relacionadas con la atención primaria en estomatología, así como en múltiples congresos científicos, tanto en Cuba, como en el extranjero.

Su trayectoria revolucionaria y laboral lo hizo acreedor de diversos reconocimientos del Estado. Un hecho interesante es que fue dentista del Guerrillero Heroico, Che Guevara, a principios de la Revolución.

Fuentes

  • Contribución a la historia de la estomatología cubana. Dentistas en las luchas revolucionarias. Cap 11.