Svante August Arrhenius

Svante August Arrhenius
Información sobre la plantilla
SvanteA.jpg
NombreSvante August Arrhenius
Nacimiento19 de febrero de 1859
Vik , Suecia
Fallecimiento2 de octubre de 1927
Estocolmo
OcupaciónCientífico e investigador
TítuloDoctor en ciencias.
PremiosPremio Nobel de Química por su trabajo sobre la disociación de sustancias en disoluciones acuosas.

Svante August Arrhenius. Científico sueco que obtuvo Premio Nobel de Química por su trabajo sobre la disociación de sustancias en disoluciones acuosas.

Síntesis biográfica

Nace en Suecia en 1859. A lo largo de su vida, este gran químico sueco conoció a todos los hombres de ciencia más importantes de su tiempo ganándose su afecto y su respeto. Se dijo de él, que era genial para cultiva la amistad. A pesar de esto, el principio de su carrera fue una batalla continuada para ser aceptado.

A los 22 años, Arrhenius había llevado a cabo muchos experimentos relativos al paso de la electricidad por las disoluciones acuosas y decidió continuar este trabajo para preparar su doctorado. Durante dos años coleccionó gran volumen de datos sobre centenares de disoluciones y concentraciones, trabajando en el laboratorio de la Universidad de Upsala.

Después, formuló la hipótesis, cuidadosamente meditada, de que las disoluciones acuosas contienen especies cargadas, iones. Esta sugerencia era entonces tan revolucionaria que varios de sus profesores la encontraron tan apartada de sus propias ideas que, a regañadientes, le concedieron su grado.

Sin desalentarse, Arrhenius envió copias de su tesis a otros científicos. Aunque pocos tomaron en serio su radical idea, el gran científico alemán Ostwald, se impresionó tanto que hizo un viaje a Suecia para conocer personalmente a Arrhenius. Animado con este apoyo, Arrhenius viajó y estudió por Alemania y Holanda.

Principales aportes

En 1889, publicó finalmente su trabajo sobre la disociación de sustancias en soluciones acuosas. Se le invitó ir a Leipzig, como profesor de la Universidad, pero prefirió volver a Suecia como profesor de una escuela superior, en Estocolmo.

Su teoría no era todavía aceptada generalmente y los que no esta¬ban de acuerdo con ella llamaban a sus defensores «la horda salvaje de los ionianos». Incluso el nombramiento de profesor, de Arrhenius, en Estocolmo, acaecido en 1893, fue objetado, hasta que por parte de los científicos alemanes llegó una oleada de protestas.

A los dos años de su aceptación, se le eligió presidente de la universidad y recibió el Premio Nobel, el tercero que se concedía en Química. Arrhenius recibió finalmente la aclamación que durante largo tiempo había merecido. Se le ofrecía la codiciada posición de profesor de Química en Berlín, pero el rey de Suecia fundó el instituto Nobel de Química Física y, en 1905, Arrhenius fue nombrado su director.

El éxito científico de Arrhenius no solo se debe atribuir a su brillantez como científico, sino también a la convicción de sus ideas. Su comprensión de las propiedades eléctricas de las soluciones acuosas era tan avanzado para la mentalidad contemporánea, que hubiese pasado ignorado a no ser por su confianza en la utilidad de su teoría y su negativa a abandonarla. Ha sido una recompensa adecuada, el que el modelo iónico de las disoluciones acuosas haya cambiado, de manera permanente, el aspecto de la química inorgánica.

Muerte

Continuó siendo un experimentador incansable, investigador polifacético hasta su muerte en 1927.

Fuentes