Tribu Hunza

Tribu Hunza
Información sobre la plantilla
Hunza01.jpg
Concepto:Tribus de la Eterna juventud.

Tribu Hunza. Pertenecen a una pequeña tribu que vive en las alturas del Himalaya, viven un promedio de 100 años, incluso se han registrado casos de personas que han llegado a los 130 años.

Ubicación

Habitan en el valle del Río Hunza, en la frontera donde convergen los límites de Kashmir, China, India y Afganistán. El valle de Hunza parece un pequeño paraíso escondido entre la inmensidad del Himalaya. Gigantes montañas nevadas le sirven de muro, y ríos con bravos caudales bajan de lo alto con agua tan helada que apenas parece que esté descongelada. El terreno es en partes árido, y en otras de verde vivo. El mundo de Hunza se alza sobre los 2.400 metros de altitud. Está en el nororiente de Pakistán, algo cerca de China y en tierras que se inscriben en Cachemira.

Historia y tradición

Cuando en 1970 se construyó la carretera que uniría las antiguas rutas de seda desde Pakistán a China, la National Geographic Society describió a esta tribu como una de las más longevas que existían en la tierra, una población aislada, de ojos claros y tez clara, a quienes se señalan como los descendientes perdidos del ejército de Alejandro Magno, cuando invadió India.

Su población es pequeña, no tiene más de 30.000 habitantes, son inusualmente sanos y también muy felices. Prácticamente no conocen las enfermedades ni la vejez, los adultos mayores practican deportes incluso hasta los 100 años y las mujeres de 40 años podrían confundirse fácilmente con jóvenes de 25, para mantener estas cualidades comen una alimentación orgánica y fresca, toman agua alcalina y se ejercitan a diario.

Esta singular tribu se ha apropiado del espacio en estos macizos y ha encontrado una particular manera de vivir. Entre los rituales a los que muchos atribuyen su impresionante capacidad de mantener su juventud y salud, se encuentran sus periodos regulares de ayuno, un baño de agua helada incluso en aquellos días donde la temperatura no sube de -15º C, practican juegos deportivos o caminan y trabajan en el terreno montañoso a diario y comen altas cantidades de frutas y verduras crudas durante el verano y albaricoques secos, granos germinados y queso de oveja en el invierno.

Según un estudio realizado por el médico escocés Robert McCarrison, los hunza casi no consumen proteínas. En su consumo diario promedio de 1933 calorías, gran parte de sus alimentos corresponden a carbohidratos y sólo 50 gramos son proteínas. Además, toda su comida la consumen fresca, sin procesar y en temporada, en su dieta incluyen nabos, zanahorias y maíz tierno o verde. En las escasas ocasiones en las que cocinan sus vegetales, los ponen en una olla con muy poca agua y los elaboran prácticamente al vapor. Algunos investigadores han catalogado su dieta como lacto-vegetariana, donde la mayor parte de ella consiste en consumir agua de glaciar, leche no pasteurizada, vegetales de hojas verdes y hortalizas.

Ancianos y niños tienen una vida con suficiencia activa. A los pequeños se les ve jugando y aprendiendo las tradiciones culturales, y a los mayores cargando pesados bultos de las cosechas con las que se abastecerán en estaciones más frías.

Los hombres alardean de ser sexualmente activos después de los 70, y ostentan sus cuidadas sonrisas después de los 100 porque no están postrados en una cama, sino que siguen en las granjas en tareas de pastoreo o agricultura.

Su apariencia es distinta de la del resto de pakistaníes, chinos, indios o afganos. Tienen rasgos físicos europeos, como caucásicos.

Lengua o dialecto

Los Hunza hablan Burushaski, una lengua nativa que se transmite por tradición y solo es empleada por quienes habitan en el valle, y su religión es el Ismaelismo, una corriente del Islam chií.

Costumbres

Las mujeres se dedican a la alimentación familiar y el racionamiento de las comidas. Son las que secan las frutas y las conservan para el inverno. Lo curioso es que a pesar de ser musulmanes, su tradición es bastante liberal. Si bien su doctrina entiende que el Corán es una alegoría de un mensaje oculto, que aunque sea descifrado tiene siete niveles más de mensajes ocultos hasta llegar a la verdad suprema, también se desentienden de las ortodoxas normas que exigen a las mujeres usen un velo que les cubra el rostro; para el pueblo Hunza, el género femenino es tan igual como el masculino.

Aunque los matrimonios son acordados por los padres de la pareja, si los recién casados experimentan una incompatibilidad en su convivencia pueden separarse. Además, la mujer casada puede decidir frecuentar la casa de su familia y vivir en ella el tiempo que considere prudente, si existe algún inconveniente con su esposo.

Finalmente son reconocidos como una población ejemplo en alfabetización. Los niños reciben educación tradicional, pero también se les enseñan lenguas como el Urdu y el Hindi. El 95% de la comunidad sabe leer y escribir.

Galería de imágenes

Hunza00.jpg Hunza02.jpg Valle-del-Hunza-Pakistan-3.jpg

Valle-del-Hunza-Pakistan-P-549x366-1410550464.jpg Valle-del-Hunza-Pakistan-1.jpg Valle-del-Hunza-Pakistan-2.jpg

Fuentes