Actividad física para embarazadas

Revisión del 13:43 25 feb 2020 de Wendy idict (discusión | contribuciones)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)

Actividad física para embarazadas
Información sobre la plantilla
Ejercicio del embarazo.jpg
Concepto:Este método conocido como Psicoprofilaxis del dolor del Parto, es esencialmente un método psicoterapéutico encaminado a demostrar que el parto es un proceso natural cuando se incluye la preparación psicológica y física de la gestante.

Actividad física para embarazadas. La atención prenatal constituye uno de los objetivos básicos del programa Materno Infantil. El desarrollo y organización del programa de atención integral a la mujer y la Convención de los Derechos del Niño, priorizado por el MINSAP; y apoyado por las organizaciones gubernamentales, políticas y de masas. En el trabajo la práctica de actividades físicas para las embarazadas desde la Cultura Física Comunitaria se refiere a la necesidad de adecuar el programa para este grupo poblacional, que además de incluir ejercicios físicos en correspondencia con sus necesidades y posibilidades para una mejor preparación psicofísica, proporcione información, educación y los medios necesarios para desarrollar actitudes indispensables y afrontar los cambios que se producen durante el embarazo en correspondencia con la edad gestacional.

Al referirse a las embarazadas, se incluye a todas las personas entre 12 y 42 semanas que han sido captadas en su área de salud y que por su evaluación en los indicadores médicos que estén aptas para realizar actividades físicas aunque sean portadores de enfermedades crónicas no transmisibles.

Gestación

El embarazo es un proceso fisiológico que desarrolla la mujer y que tiene un tiempo de duración aproximada de 10 meses lunares o 40 semanas.

Durante mucho tiempo, la mujer embarazada fue considerada como una enferma y tratada como tal; la gestación devenía pretexto más que suficiente, para que guardara reposo físico y sexual hasta tanto diera a luz. Sin embargo, a principios del siglo XX, los especialistas en Obstetricia; no tardaron en comprobar la certeza de la observación hecha por Aristóteles, quien expuso que las mujeres que mantenían una vida activa durante el embarazo, tenían partos más fáciles.

Muchas de las manifestaciones de las adaptaciones fisiológicas normales del embarazo se reconocen con facilidad permitiendo el diagnóstico de éste en el que la mujer se acomoda fisiológicamente al crecimiento, maduración y función del útero y el producto de la concepción.

Todos los profesionales deberían estar al tanto del impacto que los procesos biológicos de la reproducción tienen sobre el bienestar físico y mental de la embarazada. Tal como ocurre con las hembras de todas las especies de mamíferos, la mujer es el recurso que limita la reproducción humana, pero el desgaste fisiológico al que está involuntariamente obligada para asegurar la perpetuación de la raza humana es inmenso.

Las actividades físicas en las embarazadas

Preparar física y psicológicamente a la embarazada, para que forme parte activa y consciente de la necesidad de estimular a su hijo cuando todavía pertenece a su vientre; entrenarla durante el embarazo para que afronte el parto como un proceso fisiológico y sin complicaciones, constituyen un gran reto para la medicina y para todas las instituciones y entidades que procuren la promoción de salud, por lo tanto, separar la preparación física y psíquica del embarazo es un lamentable error.

La preparación psicoprofiláctica del parto es un proceso médico-pedagógico, por lo tanto, teniendo en cuenta esta consideración, coincide que la Cultura Física es el espacio ideal para lograr la preparación adecuada de la mujer embarazada para el parto.

La mujer paga un precio alto a medida que va aumentando la edad en términos de salud y calidad de vida, este precio puede ser significativamente menor si acompaña su vida con actividad física.

Por las condiciones de vida de la mujer y por sus características biológicas, la misma debe:

  • Hacer ejercicios desde temprana edad y gastar al menos 2500 calorías en ejercicio a la semana.
  • Debe recibir el consejo médico para determinar limitaciones y efectos no deseados que podría provocar determinado tipo de ejercicio.
  • La medición de su condición física debe ser periódica y su plan de ejercicios debe estar diseñado de acuerdo con los resultados obtenidos.
  • El ejercicio posee un efecto más preventivo que terapéutico, pero es un excelente potenciador de las terapias medicamentosas.
  • Muchas de las alteraciones mencionadas en la mujer se inician alrededor de los 25 años de edad pero son llamadas silenciosas y se vienen a manifestar a edades avanzadas en que la reparación es material y humanamente costosa.
  • Los ejercicios y deportes que están tradicional y mitológicamente destinados a los "machos", son los más indicados para la salud de la mujer.
  • No olvide que el concepto estético que encierra el ejercicio es compatible con el de salud. Buena figura física no es sinónimo de buena salud.
  • Está comprobado que la calidad de vida está en gran parte basada en la condición y capacidad física de cada uno de nosotros.

En opinión de la MsC Dalia Navarro Eng, las embarazadas que no deben realizar ejercicios son:

  • Las que no tengan permiso de su médico.
  • Las que abortan con facilidad.
  • Las que tienen sangramientos.
  • Las que padecen de fiebre reumática.
  • Las que presenten patologías propias del embarazo que limite su participación en actividades físicas.

Objetivos de los ejercicios

  • Reforzar músculos que estaban inactivos.
  • Dar mayor flexibilidad a tejidos y articulaciones.
  • Mejorar el estado general y estimular la respiración pulmonar.
  • Conservar la silueta y el bienestar de la grávida.
  • Dar mayor confianza y seguridad psicológica.
  • Alivio de ciertos síntomas molestos en la embarazada.

Criterios para la aplicación de los ejercicios

  • El límite de cada ejercicio es la aparición de molestias o dolor.
  • En forma lenta y suave, no forzar.
  • En el orden descrito para cada posición.
  • La inclusión de nuevos ejercicios se hará en forma progresiva.
  • La duración se aumenta gradualmente hasta un máximo de 15-20 minutos por sesión.
  • El número de veces que se realice cada ejercicio estará limitado por la aparición de molestias o fatigas.

Fuentes