Avenida Félix Varela

Revisión del 10:39 19 jul 2019 de Carlos idict (discusión | contribuciones) (Texto reemplazado: «<div align="justify">» por «»)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Avenida Félix Varela o Padre Varela
Información sobre la plantilla
Avenida de La Habana Bandera de Cuba, Cuba
Mapa de Belascoaín.png
Mapa de Avenida Félix Varela conocida por Belascoaín
TipoAvenida
Nombres anterioresBelascoaín


Belascoaín. Oficialmente, el nombre de la Calle Belascoaín es Avenida Félix Varela o Padre Varela, aunque los habaneros la han seguido llamando, por costumbre, por su denominación antigua.

Límites

Es una de las calles más céntricas y concurridas de La Habana, y se extiende desde el Malecón hasta el Mercado Único, atravesando San Lázaro, Zanja, Reina, Carlos III (Salvador Allende) y la Calzada del Monte (Máximo Gómez).

Sus nombres

Con respecto a Belascoaín, se han obtenido los siguientes datos:

  • Del Cocal
  • Calzada de la Beneficencia
  • Calzada de Gutiérrez (ya existían en 1841)
  • Calzada de Belascoaín (ya existían en 1841)
  • Calzada del Hospicio (siglo XIX)
  • Padre Félix Varela (oficial 1911); Belascoaín (no oficial)
  • (Avenida) Padre Varela (1936 hasta hoy); Belascoaín (no oficial)

Historia

En la producción odonímica de la capital cubana se observa que en los alónimos oficiales de la actualidad predominan los epotopónimos, es decir, la nominación que rinde tributo a hechos o personajes históricos, lo cual da fe de las ideologías imperantes en cada momento de la historia. En la preferencia por los antiguos nombres subyace el apego de los individuos a las costumbres que conforman su identidad. Belascoaín se abrió como calle en 1782 y en sus inicios se le llamó Calle del Cocal, porque por la zona había varias plantaciones de cocoteros. En 1793 se construyó en esta calle la Casa de Beneficencia de La Habana, para dar albergue y prestar cuidados a los recién nacidos abandonados por sus progenitores, y pasó a conocerse como Calzada de la Beneficencia.

Más adelante se le llamó Calle Gutiérrez, para honrar al constructor de la calle, un canario que llegó a ser regidor de La Habana en 1812. En 1843, tras una profunda renovación, la calle pasó a llamarse Belascoaín por el general español Diego de León, Conde de Belascoaín, un alto cargo durante la época colonial y amigo del capitán general de Cuba Leopoldo O´Donnell. En aquel momento la calle se extendía desde el Paseo de Tacón (después Carlos III y ahora oficialmente Salvador Allende) a la Calzada del Monte (hoy Máximo Gómez). En 1938, a propuesta del Historiador de la Ciudad,Emilio Roig de Leuchsenring, se le cambió el nombre por el de Padre Varela, pero popularmente se le siguió llamando Belascoaín.

Instituciones que han trascendido

Al lado de la Casa de la Beneficencia se encontraba el Asilo de Mendigos San José. Ambos edificios fueron demolidos en los primeros meses de 1959 y en su solar se levantó el edificio de la nueva sede del Banco Nacional de Cuba, en la actualidad el Hospital Hermanos Ameijeiras.

A un costado de la Casa de la Beneficiencia, entre las calles Virtudes y Concordia, se encontraba la Plaza de Toros de La Habana. Construida en 1853, se mantuvo activa hasta que en 1897 y tenía una capacidad de algo más de 6.000 espectadores.

En la manzana de las calles Concordia, Marqués González, Lucerna y Virtudes se encontraba el Frontón Jai Alai, dedicado a la práctica de la pelota vasca y conocido por los habaneros como el Palacio de los Gritos, por la alta intensidad de las voces durante los partidos. Fue construido por un grupo de vascos aficionados a la pelota en 1898 y se mantuvo abierto hasta 1921.

En Belascoaín también se encontraban el Hotel San Luis (más adelante el Majestic, y en la actualidad un bloque de viviendas), la Fábrica de Tabacos Romeo y Julieta (número 153), el Cine Palace (número 159), la tienda El Sol de Oro (número 207), la Sastería y Camisería La Casa Prado (número 267), el Cine Miami (después rebautizado Bayamo) y ya en la Avenida Carlos III, el edificio de la Gran Logia de la Isla de Cuba y el parque dedicado a Carlos Finlay, descubridor del agente transmisor de la fiebre amarilla.

Fuentes