Botella de aire comprimido y griferías de buceo.

Revisión del 10:35 20 ago 2011 de Candelaria2 jc (discusión | contribuciones)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Botella de aire comprimido y griferías de buceo.
Información sobre la plantilla
Estándar
Es el elemento que permite almacenar aire a alta presión (no oxígeno como se suele pensar) que es el que respirará el buceador durante la inmersión.

Botella de aire comprimido y griferías de buceo. Las botellas aire comprimido son recipientes de acero o aluminio que contienen el aire o mezcla de gases y presenta una sola abertura donde se fija una grifería de control y acople. La grifería consiste en una válvula (tipo J o K), un grifo que controla la apertura o cierre de la botella, y una o varias salidas de acople al regulador.

Definición

Las botellas de aire comprimido es un depósito cilíndrico de hacer (también las hay de aluminio, pero se están dejando de utilizar), cuyo exterior se encuentra zincado y pintado en su interior está recubierto con un producto anticorrosión. Su función es la de almacenar aire a alta presión (no oxígeno como se suele pensar) que es el que respirará el buceador durante la inmersión.

Hay varios tipos de botellas que varían según la presión y el tamaño y tienen capacidades diferentes desde 5 hasta 18 litros, y con presiones de trabajo desde 230 hasta 300 bares. Las más utilizadas son las que contienen desde 8 hasta 15 litros de aire. La carga usual es a 220 atm de presión, aunque esta cantidad también podrá variar.

El manómetro es el elemento que nos permitirá medir el volumen de aire disponible.

Las botellas van equipadas con un grifo especial que permite el acoplamiento del regulador al mismo. Existen de dos tipos, y por tanto de tipo de conexión de reguladores: tipo INT, o estribo, que se basa en una palomilla que sujeta el regulador a la botella; tipo DIN, que sujeta el regulador a la botella mediante una rosca, y que soporta mayores presiones.

El grifo consta de diferentes partes

  • La llave de apertura y cierre, que tiene forma de pomo y se acciona girándolo en uno u otro sentido.
  • La salida del aire que establece la conexión con el regulador. Algunos grifos tienen dos salidas, lo que permite acoplar dos reguladores
  • La rosca de aplicación a la botella, lleva una junta tórica para que quede bien sellada la conexión con la botella.

Mantenimiento y cuidado de las botellas

Al ser las botellas recipientes deben pasar revisiones periódicas por personal especializado para comprobar la fatiga de los metales, teniendo cada país su propia normativa. Esta revisión es indispensable para garantizar la seguridad a la hora de realizar inmersiones. Nunca se debe sobrepasar la presión de carga, ni exponerlas a temperaturas altas. En el buceo deportivo se suele utilizar aire comprimido, aunque cada vez es más frecuente el uso de aire enriquecido o nitrox.

Las botellas son específicas para aire o para mezcla de gases. Toda botella conteniendo mezcla de gases debe estar debidamente marcada y etiquetada según las regulaciones nacionales de cada país.

Otras recomendaciones

Asimismo se recomienda:

  • Verificar antes de cada inmersión la fecha y sello de la última revisión.
  • Nunca transportar las botellas a máxima presión ya que puede producirse un calentamiento que será peligroso para el que la transporta.
  • Llevarlas siempre en posición horizontal evitando que choquen unas con otras
  • Nunca dejar los reguladores colocados, sino que se deberán quitarse luego de cada inmersión.
  • Luego de lavarlas con agua dulce, guardar a la sombra en posición vertical y con algo de carga, nunca vacías.
  • Para cargarlas es necesario tener especial cuidado en no hacerlo por encima de la presión máxima permitida por la botella (que suele ser de 200 atm)
  • Para evitar el calentamiento producido por la compresión del aire es recomendable durante la carga, introducir la botella en un recipiente con agua fría.
  • La carga deberá ser gradual.

Mantenimiento y cuidado de las griferías

Las griferías son parte fundamental del equipo y deben tener un cuidado especial. Además de lavarlas con abundante agua dulce, se recomienda al menos una vez al mes, pasarle grasa de silicona en las juntas y roscas.

La grifería debe poder cerrarse con facilidad y el cierre de la misma no debe ser demasiado fuerte ya que puede dañar el sello de presión. Se debe evitar el roce entre las griferías ya que un golpe podría producir un escape violento de aire.

Fuentes