Cancillería real aragonesa

Revisión del 19:05 4 ene 2022 de Irma gt (discusión | contribuciones)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Cancillería real aragonesa
Información sobre la plantilla
Obra Arquitectónica
Descripción

Cancillería real aragonesa. Era el organismo administrativo del rey de la Corona de Aragón. Fue creada en el siglo XIII.

Síntesis

La cancillería real aragonesa, organizada y regulada por sucesivas ordenanzas desde el siglo XIII y reformada durante el reinado de Pedro IV durante el siglo XIV, se caracterizaría con la nueva dinastía castellana de la Cancillería real aragonesa de los Antequera, implantada en Aragón con Fernando I, por la continuidad de las tradiciones y costumbres medievales.

A comienzos de la Edad Moderna la Cancillería, configurada a nivel orgánico en torno a la figura del canciller cuyo origen se entronca con la reconquista e inspirada en buena parte en los usos de la cancillería pontificia, estuvo constituida por notarios, escribanos de mandamiento y de registro, selladores, mensajeros de maza, un regente de la Cancillería, un protonotario del sello y un vicecanciller, figura esta última que acabaría sustituyendo al máximo titular dejando en sus manos la resolución de los conflictos de jurisdicción como canciller de competencias.

Dado el absentismo regio y con objeto de ocuparse de los asuntos de gobierno y de las causas de justicia procedentes de los reinos de la Corona de Aragón, Fernando II crearía, en 1494, el Consejo de Aragón, al que se vincularía la cancillería real, resultando compleja la delimitación institucional entre Consejo y Cancillería. Desde finales del siglo XVI y en adelante, tanto la actividad de la oficina de la Cancillería, consignada en los registros, como sus propias funciones de apoyo burocrático a los tribunales que ejercían la jurisdicción regia, fueron sucesivamente absorbidas por los diversos consejos generales de la monarquía hispánica de los Austrias hasta la supresión del Consejo Supremo de la Corona de Aragón por los Decretos de Nueva Planta a comienzos del siglo XVIII.

Fuentes