Cartografía

Revisión del 12:09 23 jul 2019 de Carlos idict (discusión | contribuciones) (Protegió «Cartografía» ([Editar=Sólo moderadores] (indefinido) [Trasladar=Sólo moderadores] (indefinido)))
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)


Cartografía
Información sobre la plantilla
1361192514.jpg
Concepto:Rama de la Geografía Humana que estudia los elementos, fenómenos y procesos que se producen en el planeta inducidos por el conjunto de los grupos humanos que lo habitan.

Cartografía . Es la ciencia que se encarga de reunir y analizar medidas y datos de regiones de la Tierra, para representarlas gráficamente a diferentes dimensiones lineales —escala reducida—. [1] Por extensión, también se denomina cartografía a un conjunto de documentos territoriales referidos a un ámbito concreto de estudio. [2]

Historia

El mapa conocido más antiguo es una cuestión polémica, porque la definición de mapa no es unívoca y porque para la creación de mapas se utilizaron diversos materiales. Existe una pintura mural, que puede representar la antigua ciudad de Çatalhöyük, en Anatolia (conocida previamente como Huyuk o Çatal Hüyük), datada en el VII milenio a. C. [3] [4] Otros mapas conocidos del mundo antiguo incluyen a la civilización minoica: la «Casa del almirante» es una pintura mural datada en 1.600 a. C., en la que se observa una comunidad costera en perspectiva oblicua. También hay un mapa grabado de la Sagrada Ciudad de Babilonia de Nippur, del período Kassita, (Siglo XIV a. C. - Siglo XII a. C.)

En la antigua Grecia y el Imperio romano se crearon mapas, como el de Anaximandro en el Siglo VI a. C. o el mapamundi de Claudio Ptolomeo, que es un mapa del mundo conocido (Ecúmene) por la sociedad occidental en el Siglo II d. C. En el siglo VIII, los eruditos árabes tradujeron los trabajos de los geógrafos griegos al árabe.

En la antigua China, los códigos geográficos datan del siglo V. Los mapas chinos más viejos son del Estado de Qin y se datan en el siglo IV, durante los Reinos Combatientes. En el libro del Xin Yi Xiang Fa Yao, publicado en 1092 por el científico chino Su Song, hay una carta astronómica con una proyección cilíndrica similar a la actual y, al parecer, inventado por separado, a la Proyección de Mercator. Aunque este método de cálculo parece haber existido en China incluso antes de esta publicación y, científicamente, el significado más grande de las Cartas astronómicas de Su Song, es que representan los mapas impresos existentes más antiguos conocidos.

Los primeros signos de la cartografía india incluyen pinturas legendarias; mapas de localizaciones descritas en epopeyas hindúes como el Rāmāyana. Las tradiciones cartográficas hindúes también situaron la localización de la Estrella Polar, así como otras constelaciones.

Mapamundi es el término general usado para describir a los mapas europeos del Mundo Medieval. Aproximadamente 1.100 mapamundis sobrevivieron a la Edad Media. De estos, 900 son ilustraciones manuscritas y el resto existe como documentos independientes (Woodward, P. 286).

El geógrafo árabe, Muhammad al-Idrisi, elaboró su mapa, la Tabula Rogeriana, en 1154, incorporando el África conocida, el océano Índico y el Extremo Oriente conocido, compilando la información de los comerciantes y exploradores árabes y la heredada de los geógrafos clásicos para crear el mapa más exacto del mundo en su tiempo y durante los siguientes tres siglos.

En la Era de los descubrimientos, del siglo XV al XVII, los cartógrafos europeos copiaron mapas antiguos (algunos datados muchos siglos atrás) y dibujaron sus propios mapas basados en las observaciones de los exploradores, aunque con nuevas técnicas. La invención de la brújula, el telescopio y el desarrollo de la agrimensura les dieron mayor exactitud. En 1492, Martin Behaim, un cartógrafo alemán, hizo el primer globo terráqueo, el Erdapfel.

Johannes Werner estudió y perfeccionó los sistemas de proyección de los mapas, desarrollando la proyección cordiforme. En 1507, Martin Waldseemüller elaboró un globo del mundo y un gran mapamundi mural distribuido en 12 hojas (Universalis Cosmographia), siendo el primer mapa en aplicar el nombre de «América» a las tierras recién descubiertas por los europeos y el primero en presentar este continente separado del asiático. El cartógrafo portugués, Diego Ribero, fue el autor del primer planisferio conocido con un Ecuador terrestre graduado (1527). El cartógrafo italiano Bautista Agnese elaboró por lo menos 71 atlas manuscritos de las cartas marinas.

Debido a las dificultades inherentes en la cartografía, fabricantes de mapas copiaron con frecuencia el material de trabajos anteriores sin mencionar al cartógrafo original. Por ejemplo, uno de los mapas antiguos más famosos de Norteamérica, vulgarmente conocido como el “Mapa Castor”, publicado en 1715 cerca Herman Moll, es una reproducción exacta de un trabajo en 1698 de Nicolás De Fer. De Fer había copiado a su vez las imágenes impresas en libros de Louis Hennepin, publicados en 1697, y François Du Creux, en 1664. Por los años 1700, los fabricantes de mapas comenzaron a darle crédito al autor original imprimiendo la frase “Según [el cartógrafo original]”.

Cartografía precolombina

En México, la cartografía tiene sus propias características. Si bien se inscribe en el contexto del pensamiento cartográfico de occidente su origen se encuentra en las formas de expresión empleadas por los antiguos pobladores de Mesoamérica para representar el conocimiento geográfico.

Cuba en la cartografía europea: mapas, instrumentos, cartógrafos, geógrafos y navegantes

La representación cartográfica de Cuba a través de los siglos, así como los conocimientos geográficos de la época que hicieron posible el desarrollo de la cartografía como ciencia, constituyen los ejes temáticos representados en la sala.

En la temprana fecha de 1500 el navegante castellano Juan de la Cosa (ca. 1450-1509) trazó la Carta Universal, cuyo mayor mérito radica en ser la más antigua obra cartográfica que se conserva en que aparece el continente americano y nuestra isla. A partir de entonces, en cartas náuticas, planos, perfiles de costas y grabados noticias, la “Llave del Nuevo Mundo y Antemural de las Indias Occidentales” – título concedido a La Habana y luego, por extensión, al país– fue estudiada de cerca por las potencias europeas que se disputaban el dominio y la basificación en el Caribe.

En la mesa multitáctil el visitante podrá conocer singularidades de los mapas y de sus autores. La aplicación, que se subdivide en cuatro temáticas principales: Exploraciones, Enfrentamientos, Comercio y Colección, visibiliza una vasta cartografía holandesa nunca antes vista en nuestro país, pertenecientes a las colecciones del Archivo Nacional de los Países Bajos, la Biblioteca de la Universidad de Ámsterdam, el Museo Marítimo de Róterdam, la Biblioteca Real de La Haya y el Rijksmuseum.

En la panelería también se hace referencia a los navegantes, cartógrafos, geógrafos y pedagogos, tanto cubanos como europeos, que realizaron aportes significativos a la disciplina a nivel mundial o en su desarrollo en Cuba. También se resaltan instrumentos indispensables para la navegación y cuatro audiovisuales nos acercan a los grabados La ciudad y la bahía de La Habana situada en la Isla de Cuba y La Bahía de Santiago ubicada en la isla de Cuba, de Johannes Vingboons; al Atlas Maior de Joan Blaeu; y a la historia del corsario Piet Hein y su finca Matanze.

Relatos singulares, visiones originales, adelantos técnicos, personalidades y estéticas deslumbrantes son solo algunos atractivos para llamar la atención del visitante hacia una ciencia que también es un arte: la Cartografía.

Fundamentos

Al ser la Tierra esférica, o más bien geoide, lo cual es una derivación del término "esférico", ha de valerse de un sistema de proyecciones para pasar de la esfera al plano. El problema es aún mayor, pues en realidad la forma de la Tierra no es exactamente esférica, su forma es más achatada en los polos, que en la zona ecuatorial. A esta figura se le denomina Elipsoide.

Pero además de representar los contornos de las cosas, las superficies y los ángulos, se ocupa también de representar la información que aparece sobre el mapa, según se considere qué es relevante y qué no. Esto, normalmente, depende de lo que se quiera representar en el mapa y de la escala.

Actualmente estas representaciones cartográficas se pueden realizar con programas de informática llamados SIG, en los que tiene georreferencia desde un árbol y su ubicación, hasta una ciudad entera incluyendo sus edificios, calles, plazas, puentes, jurisdicciones, etc.

Amberes fue el centro de la cartografía en la segunda mitad del siglo XVI, cuando la ciudad era el principal puerto del imperio español con acceso al Mar del Norte; con el declive del imperio español durante el reinado de Felipe III, y la política ejercida por los gobernadores españoles sobre los flamencos protestantes, gran parte de estos dejaron los Países Bajos españoles (la actual Bélgica) y pasaron a trabajar en los Países Bajos rebeldes: la "República de las Provincias Unidas de los Países Bajos", determinando así que en la primera mitad del siglo XVII fuese Ámsterdam la principal fuente de cartografía moderna, luego el impulso pasaría a Francia, hasta mediados del siglo XVIII, y de allí en adelante a Gran Bretaña, así como a los Estados Unidos a partir del siglo XIX.

La cartografía en la época de la Web 2.0 se ha extendido hasta Internet, propiciando el surgimiento del contenido creado por el usuario. Este término implica que existan mapas creados de la manera tradicional - mediante contribuciones de varios cartógrafos individuales - o con información aportada por el público. En la actualidad, son numerosos los portales que permiten visualizar y consultar mapas de casi todo el mundo.

Transformaciones tecnológicas

Las cartas planas

Los cambios en la producción de mapas corren paralelos a los cambios producidos en la tecnología. El salto más grande se produjo a partir de la Edad Media cuando se inventan instrumentos como el cuadrante y la brújula, que permiten medir los ángulos respecto a la estrella polar y el Sol. Estos instrumentos, permitieron determinar la posición de un punto en el globo, su latitud y su longitud para finalmente plasmarlas en los mapas.

En las llamadas cartas planas, las latitudes observadas y las direcciones magnéticas se representan directamente en el mapa, con una escala constante, como si la Tierra fuese plana.

Evolución posterior

En la Cartografía, la tecnología ha cambiado continuamente para resolver las demandas de nuevas generaciones de fabricantes de mapas y de lectores de mapas. Los primeros mapas fueron elaborados manualmente con plumas sobre pergaminos; por lo tanto, variaban en calidad y su distribución fue muy limitada. La introducción de dispositivos magnéticos, tales como la brújula permitían la creación de mapas de diferentes escalas más exactos y más fáciles de almacenar y manipular.

Los avances en dispositivos mecánicos tales como la imprenta, el cuadrante y el nonio, utilizados para que la producción en masa de mapas y la capacidad de hacer reproducciones más exactas de datos. La tecnología óptica, como el telescopio, el sextante y otros dispositivos, permitían examinar de forma más exacta la tierra y aumentaron la capacidad de los creadores de mapas y navegantes para encontrar su latitud midiendo ángulos con la Estrella Polar de noche o al mediodía.

Avances en tecnología fotoquímica, tales como la litográficos y los procesos fotomecánicos, han tenido en cuenta la creación de mapas que tienen detalles finos, no se tuercen en su forma y resistentes a la humedad y el desgaste. Esto también eliminó la necesidad del grabado, que en un futuro acortó el tiempo que toma para hacer y para reproducir mapas.

Avances en tecnología electrónica en el siglo XX condujeron a otra revolución en la cartografía. Disponiendo de una lista de computadores y sus avances por ejemplo monitores, los trazadores, las impresoras, los escáneres (remotos y de documentos) y los trazadores estéreos analíticos, junto con los programas de computadora para la visualización, el proceso de imagen, el análisis espacial, y la gerencia de la base de datos, lo hicieron accesible al pueblo y han ampliado grandemente la fabricación de mapas. La capacidad espacial es localizar variables sobre mapas existentes y se crearon nuevas aplicaciones para los mapas y nuevas industrias de exploración y para explotar estos potenciales.

Actualmente la mayoría de los mapas de calidad comercial se hacen usando software que figuran tres tipos principales: Diseño asistido por ordenador (DAO), Sistema de Información Geográfica (SIG) y software de ilustración especializada. La información espacial se puede almacenar en la base de datos, de que puede ser extraída en demanda. Estas herramientas conducen cada vez a mapas más dinámicos e interactivos pudiendo ser manipulados digitalmente.

Tipos de mapas

General y cartografía temática

De acuerdo a mapas básicos, el campo de la cartografía, se puede dividir o separar en dos categorías generales: la Cartografía general y la Cartografía temática. La Cartografía general implica esos mapas que se construyen para una audiencia general y contengan así una variedad de características. Los mapas generales exhiben muchas referencias y los sistemas de localización se producen a menudo en series. Por ejemplo, los mapas topográficos de escala 1:24,000 de la United States Geological Survey (USGS) es un estándar con respecto a los mapas canadienses de escala de 1:50,000. El gobierno de Reino Unido produce los clásicos "Ordnance Survey" mapas de 1:63,360 (1 pulgada por milla) del Reino Unido entero junto con una gama de mapas más grandes y escala muy pequeña correlacionados a gran detalle.

La Cartografía temática implica los mapas de temas geográficos específicos, orientados hacia las audiencias específicas. Un par de ejemplos puede ser el mapa del punto demostrar la producción del maíz en Indiana o un mapa sombreado del área de los condados de Ohio, dividido en clases numéricas. Mientras que el volumen de datos geográficos ha evolucionado enormemente durante el siglo pasado, la cartografía temática ha llegado a ser cada vez más útil y necesaria para interpretar datos espaciales, culturales y sociales. Por ejemplo, las redes sociales se mapean georeferencialmente, también se hacen mapas que muestren distancia entre personas (en número de vínculos o pasos que los separan. La línea del tiempo también puede considerarse un mapa o carta. A partir de su uso en la navegación se han perfeccionado técnicas que son recuperadas para guiar la navegación web. En sociología y comunicación, el oficio del cartógrafo también es citado como estrategia para sostener el rumbo en un mundo fluido.

El mapa del deporte de orientación combina la cartografía general y temática, diseñada para una comunidad de usuario muy específica. El elemento temático más prominente está sombreado, eso indica grados de dificultad del recorrido debido a la vegetación. La vegetación en sí mismo no es identificada, clasificándose simplemente por la dificultad (“lucha”) que él presenta.

Topográfico y topológico

El mapa topográfico se trata sobre todo de la descripción topográfica de un lugar (zona provincial, región, un país o el mundo), incluyendo (especialmente en el siglo XX) el uso de líneas de isolíneas para demostrar la elevación. El relieve terrestre o relevación se puede demostrar en una variedad de maneras.

El mapa topológico es un tipo muy general de mapa o plano, como es un forrado de una servilleta. Desatiende a menudo la escala y el detalle en el interés de la claridad de la información emparentada. El mapa del Metro de Caracas es un ejemplo. Sin embargo, el mapa utilizado preserva poco de realidad. Varía la escala constantemente y precipitadamente, y las direcciones de los contornos casuales. Los únicos rasgos importantes del mapa son la ubicación fácil de las estaciones y travesías a lo largo de pistas y si una estación o una travesía está del norte o sur del Río Guaire. Satisfacen todos los deseos típicos que un pasajero quiere saber, así que el mapa satisface su propósito.

Sistemas de información geográfica

En el período anterior a 1985 las diferentes funciones de los profesionales de la cartografía topográfica estaban claras. Los geodestas realizaban lecturas detalladas con instrumentos y computaban los elementos que definían la forma básica del paisaje. A partir de esta información, los topógrafos completaban los detalles en el terreno y los operadores de fotogrametría proporcionaban un mapa previo utilizando la fotografía aérea.

Los cartógrafos reconducían sus esfuerzos y presentaban todos estos datos de manera atractiva, al tiempo que comunicaban la información de forma efectiva evitando cualquier tipo de ambigüedad. Otros especialistas, como los geólogos, utilizaban estos mapas como base sobre la cual volcaban aquellos detalles que tenían interés para ellos.

Sin embargo, en la última década esta estructura se ha visto trastocada por la utilización de las nuevas tecnologías; la mayor parte del trabajo que exigía un cierto nivel de destreza ha ido desapareciendo debido a la información proporcionada por los satélites del Sistema de Posicionamiento Global (GPS) y debido a los nuevos equipos de medición geodésica. Se han construido bases de datos en los programas de las computadoras que les permiten producir mapas con una calidad, legibilidad y rapidez superiores a las que se obtenían con antiguas técnicas.

El uso generalizado de los ordenadores o computadoras ha dado paso al desarrollo de un nuevo grupo de instrumentos denominados Sistemas de Información Geográfica o SIG. El primero se creó en Canadá en 1965 con el fin de realizar un inventario sobre la fauna y flora de todo el país. Actualmente, existen muchos miles en funcionamiento en el mundo y su número está creciendo aproximadamente un 20% anual.

Pero la verdadera ventaja de los SIG es que son los únicos instrumentos que pueden juntar la información geográfica que se han recogido de forma independiente por diferentes instrumentos (digitalizando, con bases de datos, escáner, etc.) y desde diferentes organizaciones, que tradicionalmente elaboraban esa información sólo para sus propios fines.

Los SIG superponen capas con un tipo de información determinada en cada una de ellas, registrando las características de áreas comunes. Si existen dos grupos de datos de un país, como por ejemplo suelos o productividad de los cultivos, tenemos una combinación. Sin embargo, si existen 20 grupos de datos diferentes tendríamos 120 pares de combinaciones y más de un millón de combinaciones en total. Gracias a estos sistemas podemos fusionar todas las capas en una sola y, así, utilizarse para muchos más fines que si estuvieran recogidos en bases de datos independientes.

Esto constituye un verdadero desarrollo para las organizaciones cartográficas estatales, ya que asegura que sus datos se utilizarán con mayor amplitud. Pero los efectos del SIG van mucho más allá. Por ejemplo, el mapa tradicional, aunque contiene grandes cantidades de información y es más apto para la utilización sobre el terreno, presenta dificultades a la hora de extraer de él diferentes tipos de información y de combinar ésta para darle un sentido y adaptarse a las necesidades individuales.

El mapa sigue siendo el mejor método de representar las variaciones geográficas de un modo que pueda ser comprendido con rapidez por diferentes personas. La combinación de un SIG, “instrumento para explorar, seleccionar y analizar la información”, con la cartografía automatizada está asegurando la rápida expansión de los mapas, aunque la mayoría de éstos ni los realizan los cartógrafos ni se realizan ya sobre papel.

Los Sistemas de Información Geográfica (SIG) son muy parecidos en varios aspectos a los Sistemas de Información en general, pues comparten funcionalidades similares de recibir, actualizar, analizar, modelar y presentar datos de tipo geográfico, necesarios para confeccionar productos geográficos. Es un conjunto de métodos, herramientas y actividades que actúan a través del tiempo en forma coordinada, para recolectar, evaluar, almacenar, validar, actualizar, manipular integrar, analizar, extraer y visualizar información tanto gráfica como descriptiva de los elementos considerados de nuestro entorno, con el fin de satisfacer los requerimientos planteados por los usuarios.

Especificaciones para la edición Cartográfica

Continuidad

Es una propiedad topológica que permite que un elemento geográfico mantenga su estructura, esto quiere decir que el elemento debe ser continuo y no debe estar fraccionado en distintos segmentos.

Los elementos hidrográficos deben ser continuos inclusive donde se interceptan con vías y puentes.

Las vías al llegar a un drenaje u otro elemento, no deben cortarse o suspenderse, deben mantener su continuidad.

Elementos lineales como las vías, drenajes sencillos o cercas no deben cruzarse con las construcciones:

Contigüidad o vecindad

Es una propiedad topológica que permite relacionar los objetos que colindan o limitan con un objeto en particular.

Los elementos tipo polígono deben estar bien empalmados, para que no haya superposición ni huecos entre los mismos:

Todos los elementos adyacentes deben tener arcos completamente comunes:

Conectividad

Es una propiedad topológica que permite que la conexión entre arcos esté garantizada. Esta conectividad se da, cuando las coordenadas de un nodo de un objeto son las mismas de un nodo perteneciente a otro objeto con el cual se quiere conectar.

Los drenajes y vías secundarias deben ir conectadas a los drenajes y vías principales respectivamente igualmente todos los elementos que lo requieran:

Al correr los procesos de topología pueden existir unos errores de conectividad, debido a que la tolerancia especificada no fue la adecuada, esta clase de errores deben ser editados de tal forma que exista continuidad entre los elementos:

Requerimientos de la cartografía digital

  • Necesita de equipos informativos (hardware)
  • Necesita de un soporte lógico (software)
  • Necesita de bases de datos cartográficos en formato digital compatible
  • Necesita de operadores con conocimientos cartográficos e informáticos.

El fin principal de la Cartografía Digital continúa siendo la publicación de mapas, en soporte digital o impresos en papel, y su apariencia, tanto en uno como en otro soporte, no debe ser diferente a la de los mapas confeccionados por la cartografía análoga. Por eso es de suma importancia que el personal encargado de la confección digital del mapa, posea conocimientos informáticos necesarios, pero también posean los mismos conocimientos cartográficos que serán imprescindibles para la edición del mapa por procedimientos analógicos.

Ventajas de Cartografía Digital

  • Eliminación de procesos que consumen recursos del ordenador.
  • Agilización en la Gestión de Proyectos.
  • Velocidad de ejecución.
  • Fácil manejo y manipulación.
  • Mejor manejo geométrico de la información.
  • Posibilidad de un uso selectivo de la información.
  • Fácil migración de la información hacia cualquier sistema de representación cartográfica.
  • Mejor realización de copias de seguridad.
  • Posibilidad de efectuar salidas del mapa en soporte digital (CD-ROM).
  • Posibilidad de transferir datos a un Sistema de Información Geográfica (SIG).
  • Fácil almacenamiento.

Referencias

Bibliografías

  • Abreu y Infante. (2004). La educación médica frente a los retos de la sociedad del conocimiento. Academia Nacional de Medicina. Gaceta Médica de México, Vol. 140, No. 4. Julio-Agosto 2004. En Medigraphic.com.
  • Acosta, H. P., Tobón, S., y Loya, J. L. (2015). “Docencia socioformativa y desempeño académico en la educación superior”. Paradigma, 36(1), 42-55.
  • Alaminos, A. y Castejón, J.L. (2006). “Elaboración, análisis e interpretación de encuestas, cuestionarios y escalas de opinión”. Serie: Docencia Universitaria–EEES. Editorial Marfil, S.A. Universidad de Alicante, España.
  • De León, I. (2013). “Gestión del conocimiento, formación docente de Educación Superior y desarrollo de estilos de enseñanza: interacciones e interrelaciones”. Universidad Pedagógica Experimental Libertador. Instituto Pedagógico de Caracas. Revista de Investigación, Nº 79 Vol. 37 Mayo-Agosto 201. Págs. 167-192. Disponible en:http://www.scielo.org.ve/scielo.php?script=sci_pdf&pid=S1010-29142013000200010&lng=es&nrm=iso&tlng=es
  • Drucker, P. F. (1993). Managing for the Future. EUA: Routledge.
  • Hernández, J.S. (2015). “Estrategias para la formación y evaluación de conceptos: la cartografía conceptual”. Revista Multiversidad Management, Vol. 18, edición marzo-abril. Pp.54-59.
  • Hernández, J.S., Tobón, S. y Vázquez, J.M. (2014). “Estudio conceptual de la docencia socioformativa”. Ra Ximhai, Vol. 10, No. 5, julio-diciembre, UAIM. El Fuerte. México. Pp. 89-101.
  • Hernández, J.S., Vizcarra, J.J. (2015). Didáctica para la formación integral en la sociedad del conocimiento. México: Horson Ediciones.
  • Hidalgo, L. (2011). “El docente y la gestión del conocimiento en la educación superior a distancia”. Cuadernos de la UNAM. Disponible en:http://reposital.cuaed.unam.mx:8080/jspui/bitstream/123456789/2740/1/lilliam_hidalgo_docente_gestion_del_conocimiento.pdf
  • Irigoyen, J.J., Jiménez, M.Y., y Acuña, K.F. (2011).“Competencias y Educación Superior”. Revista Mexicana de Investigación Educativa, Enero-Marzo 2011, Vol. 16, Núm. 48, PP. 243-266 (ISSN: 14056666). Disponible en: http://www.scielo.org.mx/pdf/rmie/v16n48/v16n48a11.pdf
  • Mora, J. G. (2004). “La necesidad del cambio educativo para la sociedad del conocimiento”. Revista Iberoamericana de educación, 35, 13-37.
  • Morin, E. (1995). El pensamiento complejo. Gedisa. Madrid.
  • Rodríguez, D. (2006). “Modelos para la creación y gestión del conocimiento: una aproximación teórica”. Educar 37, pp. 25-39. España. Recuperado el 8 de julio de 2015. Disponible en:http://www.raco.cat/index.php/educar/article/viewFile/58019/68087
  • Rodríguez, N. (2011). “Diseños Experimentales en educación”. Revista de Pedagogía, Vol. XXXII, núm. 91, Julio-Diciembre, 2011. Pp. 147-158. Universidad Central de Venezuela. Caracas, Venezuela.
  • Senge, P. (1993). La quinta disciplina: el arte y la práctica de la organización abierta al aprendizaje.-2ª. Edición. Ediciones Granica.-Buenos Aires 2005. SEP-DGEST, 2012. Modelo Educativo para el Siglo XXI: Formación y Desarrollo de Competencias Profesionales. DR © Dirección General de Educación Superior Tecnológica. ISBN: 978-607-7912-20-0.
  • Spiegel, M.R. y Stephens, L.J. (2009). Estadística.-Mc. Graw Hill Educación. 4ª. Edición. México.
  • Strassman, A. M. y Raymond, S. A. (1999). “Electrophysiological evidence for tetrodotoxin-resistant sodium channels in slowly conducting dural sensory fibers”. Journal of neurophysiology, 81(2), 413-424.
  • Tobón, S. (2006). “Competencias, calidad y educación superior”. Bogotá: COOP. EDITORIAL MAGISTERIO.
  • Tobón, S. (2012). “Las competencias desde la socioformación: acciones clave para la mejora de la docencia”. México: CIFE. Biblioteca Digital CIFE.
  • Tobón, S. (2012a). “Cartografía Conceptual: Estrategia para la formación y evaluación de conceptos y teorías”. México: CIFE. Biblioteca Digital CIFE.
  • Tobón, S. (2012b). “Sociedad global y educación por competencias”. México: CIFE. Biblioteca Digital CIFE.
  • Tobón, S. (2012c). “El enfoque socioformativo y las competencias: ejes clave para transformar la educación”. México: CIFE.
  • Tobón, S. (2013a). Formación integral y competencias: pensamiento complejo, currículo, didáctica y evaluación. (4ª. Ed) Bogotá: Ecoe Ediciones. Pp. 247-257.
  • Tobón, S. (2013b). “Socioformación: hacia la gestión del talento humano acorde con la sociedad de conocimiento”. México: CIFE.
  • Tobón, S., González, L., Nambo, J. S. y Antonio, J. M. V. (2015). “La Socioformación: Un Estudio Conceptual”. Paradigma, 36(1), 7-29
  • Tobón, S. y Núñez R., A. C. (2006). “La gestión del conocimiento desde el pensamiento complejo: un compromiso ético con el desarrollo humano”. Revista Escuela de Administración de Negocios, septiembre-diciembre, 27-39. Biblioteca Digital CIFE.
  • Tobón, S. y Vázquez, J. (2015). “Trabajo colaborativo: acciones para su implementación en la gestión del talento humano y la docencia”. Revista Multiversidad Management, Vol. 19, edición mayo-junio. Pp. 36-42.
  • Calderón Pedrero, Andrés y González Medjero, Miguel Ángel. Apuntes de cartografía. Sevilla: Calderón Autores, 1994.
  • Carrodeguas, C., N. Capetillo., C. López., M. E. García., E. Gómez., G. Arencibia., M. S. Branly y H. De Huelbes. 1999 c. Línea base biótica para construcción del pedraplén de unión entre los cayos Guillermo y Santa María. Archivo Técnico. GEOCUBA Estudios Marinos. 51 pp.
  • Estudio de los Grupos Insulares y zonas litorales del Archipiélago Cubano con Fines Turísticos. Cayos Guillermo, Coco y Paredón Grande. 1990: Academia de Ciencias de Cuba e Instituto Cubano de Geodesia y Cartografía. Editorial Científico Técnica. Tomo 3
  • Fernández Negrín, Emilio. Los medios gráficos básicos de la cartografía. Las Palmas de Gran Canaria: Escuela Universitaria Politécnica, 1992.
  • Madrid: Fundación Santillana, 2ª ed., 1992. Obra de carácter divulgativo.
  • Cartografía y fotografía aérea. Gutiérrez Gorlat, José Luis y Sampayo Cortiñas,.
  • Joly, Fernand. La cartografía. Barcelona: Oikos-Tau, 1988.
  • Teledetección. Algunos resultados del primer vuelo espacial soviético cubano. Revista Orbita, número extraordinario, mayo de 1987. Editorial de la Academia de Ciencias de Cuba, La Habana 2, Cuba.
  • Valdés Doménech, Francisco. Cartografía y fotogrametría. Barcelona: Grupo Editorial CEAC, 2ª ed., 1989. Obra divulgativa de relación entre cartografía y fotogrametría.

Fuentes