Cine de Oro Mexicano

Revisión del 14:51 25 sep 2020 de Yaine (discusión | contribuciones) (Proyección para el mundo)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Cine de oro mexicano
Información sobre la plantilla
Pedro Infante249px.jpg
Concepto:Época comprendida entre 1936 y 1959, en la que posiblemente Pedro Infante fue el actor más popular.

Cine de oro mexicano. Con el estreno de "Allá en el rancho grande" (1936) de Fernando de Fuentes el cine mexicano inició su época de oro. En esos años, la conjunción perfecta de una industria pujante, excelentes realizadores y un soberbio cuadro de estrellas permitió la producción de un cine de gran calidad y éxito comercial.

Orígenes

Comenzó con la película Vámonos interpretada por el actor Pancho Villa (1935) y dirigida por Fernando de Fuentes. Considerado un parte aguas que aseguró el éxito taquillero del Cine mexicano. La calidad y el éxito de las películas mexicanas continuaron después de la Segunda Guerra Mundial, cuando el Cine mexicano se convirtió en el centro de las películas de Latinoamérica y de habla hispana.

Porfirio Díaz era el presidente de México, amaba la tecnología y la cultura francesa, tanto que la imitaba en todo lo que se le ocurría. Justamente por eso México fue el primer país en el continente americano en contar con el cinematógrafo, inventado en Francia. El tiempo del Cine Mexicano llegó al inicio de los años cuarenta, justo cuando el resto del mundo se estremecía a causa de la guerra.

Durante los años de la Segunda Guerra Mundial, la industria cinematográfica mexicana, apoyada por Estados Unidos, prosperó en forma notable. De 1941 a 1945, el cine mexicano conoció la que después fue llamada "Época de oro". En 1941 surgieron varias compañías productoras, como: Filmex, Films Mundiales, Posa Films, Rodríguez Hermanos y la asociación de Bustillo Oro y Grovas. Este ambiente cultural favoreció el surgimiento de una nueva generación de directores, entre los que destacaron Emilio "el Indio" Fernández y Fernando de Fuentes. Los actores de esa época son, hasta la fecha, clásicos del cine mexicano.

Tintán y Rosita Quintana en Calabacitas tiernas (1948) de Gilberto Martínez Solares
Jorge Negrete en Los inmortales.

Las películas de tema ranchero eran protagonizadas principalmente por Jorge Negrete, llamado también "El Charro cantor", Pedro Infante, Pedro Armendáriz, Luis Aguilar y Tito Guízar; y en los papeles femeninos, por Sofía Álvarez, Marga López, María Félix, Dolores del Río, Rosita Quintana, Miroslava, Flor Silvestre y Lilia Prado. En las películas cómicas y en las musicales se lucían actores como Cantinflas, Tin Tan, Palillo, Joaquín Pardavé, Silvia Pinal, Amalia Aguilar, Rosina Pagán y Nelly Montiel.

Las cintas de tema fatalista como las de cabaret y de mujeres "malas" también se abrieron camino entre las luces del cine. Integraban su reparto Ninón Sevilla, Rosa Carmina, Mapy Cortés, Arturo de Córdova (galán en tragedias y melodramas al estilo Hitchcock), Emilio Tuero, Margarita Mora, Domingo Soler, Manolita Saval y Julián Soler, entre otros. Este tipo de cine de corte picaresco culminó con la cinta La corte del faraón (1943), protagonizada por Mapy Cortés y Roberto Soto, bajo la dirección de Julio Bracho.

Los músicos y cantantes formaban parte esencial en esta clase de películas; tal es el caso de Agustín Lara en “Flor de tango” (1941), donde también actuaba Sofía Álvarez. Otros títulos de este corte son “Virgen de medianoche” (1941), “Casa de mujeres” (1942), “Noche de ronda” (1942).

Géneros cinematográficos

Uno de los géneros más comerciales durante esta época fueron las rancheras. Amores épicos, duelos de honra, canciones de amor y desamor. Junto con los protagonistas, hombres muy machos, honrados y divertidos, mujeres bellas, sumisas y vulnerables; fueron los elementos que le dieron éxito a dichas películas y las convirtieron en clásicos. Sus actuaciones a la par de las historias que abordaban diversos temas como obras literarias, conmovían y generaban fanatismo a todo el público que las veía.

El género que más surgió a finales de los 50 y que marcó el fin de la época de oro, además de ser el antecesor de las mencionadas ficheras: el Cine de Rumberas. Esta nueva corriente representó una opción atractiva para la industria, ya que estaba ansiosa de encontrar la manera de filmar más por menos dinero. Para aquellos tiempos, algunas películas eran consideradas inapropiadas y hasta subidas de tono por los atuendos que las mujeres usaban, la música alegre y tropical que marcaba al ritmo de la película y algunas escenas con connotaciones sexuales. La mayor representante de este género es Aventurera, famosa por su puesta en escena y que cuenta la llegada de una joven pueblerina a la gran ciudad y se ve obligada a bailar en un centro nocturno.

Proyección para el mundo

La proyección que tuvieron las películas y los actores, fue tan poderosa que algunos países empezaron a imitar, premiar y reconocer su trabajo. En Francia empezaron a dar cursos de expresión facial y musical basándose en la técnica de actuación de Germán Valdés, en Estados Unidos se contrató a Cantinflas para protagonizar una de las películas más ambiciosas de aquellos tiempos, “El viaje al mundo en 80 días”; en la cual el actor dejaba de lado a su clásico personaje para convertirse en el galán de la película. Fue tan bien recibido el trabajo de Cantinflas que Charles Chaplin llegó a nombrarlo El mejor comediante del mundo. De cierta manera el cine de oro marcó las pautas de cómo somos vistos en el resto del mundo.

La imagen de México para el mundo era de machos mujeriegos, fiesteros, pícaros y en algunas ocasiones hasta malandrines y desobligados; es en gran medida por los estereotipos creados gracias a estas películas. Pero también ayudó a proyectar la cultura, tradiciones y talento en el mapa; razón por la cual los mexicanos están agradecidos y orgullosos.

Clásicos de la época de oro

  • Allá en el Rancho Grande (1936) de Fernando de Fuentes
  • Águila o sol (1937) de Arcady Boytler
  • La mujer de nadie (1937) de Adela Sequeyro
  • Diablillos de arrabal (1938) de Adela Sequeyro
  • Ahí está el detalle (1940) de Juan Bustillo Oro
  • Cuando los hijos se van (1941) de Juan Bustillo Oro
  • La isla de la Pasión (Clipperton) (1941) de Emilio Fernández
  • El baisano Jalil (1942) de Joaquín Pardavé
  • Historia de un gran amor (1942) de Julio Bracho
  • Una carta de amor (1943) de Miguel Zacarías
  • Distinto amanecer (1943) de Julio Bracho
  • Doña Bárbara (1943) de Fernando de Fuentes
  • Flor silvestre (1943) de Emilio Fernández
  • María Candelaria (Xochimilco) (1943) de Emilio Fernández
  • México de mis recuerdos (1943) de Juan Bustillo Oro
  • Santa (1943) de Norman Foster y Alfredo Gómez de la Vega
  • Las abandonadas (1944) de Emilio Fernández
  • La barraca (1944) de Roberto Gavaldón
  • Bugambilia (1944) de Emilio Fernández
  • Campeón sin corona (1945) de Alejandro Galindo
  • Pepita Jiménez (1945) de Emilio Fernández
  • La perla (1945) de Emilio Fernández
  • Enamorada (1946) de Emilio Fernández
  • Gran Casino (1946) de Luis Buñuel
  • La otra (1946) de Roberto Gavaldón
  • Los tres García (1946) de Ismael Rodríguez
  • La diosa arrodillada (1947) de Roberto Gavaldón
  • Gángsters contra charros (1947) de Juan Orol
  • Músico, poeta y loco (1947) de Humberto Gómez Landero
  • El niño perdido (1947) de Humberto Gómez Landero
  • Nosotros los pobres (1947) de Ismael Rodríguez
  • Río Escondido (1947) de Emilio Fernández
  • Calabacitas tiernas (¡Ay qué bonitas piernas!) (1948) de Gilberto Martínez Solares
  • Esquina bajan...! (1948) de Alejandro Galindo
  • Una familia de tantas (1948) de Alejandro Galindo
  • Lola Casanova (1948) de Matilde Landeta
  • Maclovia (1948) de Emilio Fernández
  • Pueblerina (1948) de Emilio Fernández
  • Salón México (1948) de Emilio Fernández
  • Los tres huastecos (1948) de Ismael Rodríguez
  • Aventurera (1949) de Alberto Gout
  • Doña Diabla (1949) de Tito Davison
  • Duelo en las montañas (1949) de Emilio Fernández
  • El gran calavera (1949) de Luis Buñuel
  • La malquerida (1949) de Emilio Fernández
  • La negra Angustias (1949) de Matilde Landeta
  • La oveja negra (1949) de Ismael Rodríguez
  • No desearás la mujer de tu hijo (1949) de Ismael Rodríguez
  • El rey del barrio (1949) de Gilberto Martínez Solares
  • ¡Ay amor... cómo me has puesto! (1950) de Gilberto Martínez Solares
  • Doña Perfecta (1950) de Alejandro Galindo
  • En la palma de tu mano (1950) de Roberto Gavaldón
  • La marca del zorrillo (1950) de Gilberto Martínez Solares
  • Los olvidados (1950) de Luis Buñuel
  • Rosauro Castro (1950) de Roberto Gavaldón
  • Sensualidad (1950) de Alberto Gout
  • Siempre tuya (1950) de Emilio Fernández
  • Simbad el mareado (1950) de Gilberto Martínez Solares
  • El suavecito (1950) de Fernando Méndez
  • Susana (Carne y demonio) (1950) de Luis Buñuel
  • Víctimas del pecado (1950) de Emilio Fernández
  • A. T. M. A toda máquina! (1951) de Ismael Rodríguez
  • El ceniciento (1951) de Gilberto Martínez Solares
  • Chucho el Remendado (1951) de Gilberto Martínez Solares
  • La hija del engaño (1951) de Luis Buñuel
  • Una mujer sin amor (1951) de Luis Buñuel
  • Mujeres sin mañana (1951) de Tito Davison
  • La noche avanza (1951) de Roberto Gavaldón
  • El revoltoso (1951) de Gilberto Martínez Solares
  • Subida al cielo (1951) de Luis Buñuel
  • Trotacalles (1951) de Matilde Landeta
  • El bello durmiente (1952) de Gilberto Martínez Solares
  • El bruto (1952) de Luis Buñuel
  • Dos tipos de cuidado (1952) de Ismael Rodríguez
  • Él (1952) de Luis Buñuel
  • Me traes de un ala (1952) de Gilberto Martínez Solares
  • El rebozo de Soledad (1952) de Roberto Gavaldón
  • Robinson Crusoe (Adventures of Robinson Crusoe) (1952) de Luis Buñuel
  • Abismos de pasión (1953) de Luis Buñuel
  • Espaldas mojadas (1953) de Alejandro Galindo
  • La ilusión viaja en tranvía (1953) de Luis Buñuel
  • El mariachi desconocido (Tin Tan en La Habana) (1953) de Gilberto Martínez Solares
  • Raíces (1953) de Benito Alazraki
  • El rapto (1953) de Emilio Fernández
  • Reportaje (1953) de Emilio Fernández
  • Escuela de vagabundos (1954) de Rogelio A. González
  • El río y la muerte (1954) de Luis Buñuel
  • El vizconde de Montecristo (1954) de Gilberto Martínez Solares
  • Ensayo de un crimen (1955) de Luis Buñuel
  • El inocente (1955) de Rogelio A. González
  • Lo que le pasó a Sansón (1955) de Gilberto Martínez Solares
  • El médico de las locas (1955) de Miguel Morayta
  • El gato sin botas (1956) de Fernando "Papi" Cortés
  • Ladrón de cadáveres (1956) de Fernando Méndez
  • La muerte en este jardín (La mort en ce jardin) (1956) de Luis Buñuel
  • Torero (1956) de Carlos Velo
  • El vampiro (1957) de Fernando Méndez

Estrellas del cine mexicano

Guapos, bellas, pero sobre todo talentosos, así eran las estrellas que marcaron una época en México. Sin duda personajes que arrancaron desde una lágrima hasta una sonrisa y que gracias a su éxito son reconocidos por nuevas generaciones.

Fin del cine de oro mexicano

En 1957, con la trágica muerte de Pedro Infante, el cine mexicano culminó su mejor etapa e inició una larga crisis que perdura hasta la actualidad. [1]

Enlaces relacionados

Fuentes