Demagogia

Revisión del 15:05 4 oct 2020 de Edeliochajc (discusión | contribuciones)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Demagogia
Información sobre la plantilla
Demagogia.jpg
Concepto:Discurso que se hace con el fin de manipular.

Demagogia. Estilo político en el que se intenta conseguir la simpatía y lealtad de los votantes por métodos que despierten las emociones y pasiones básicas de las personas.

Definiciones

  • Es la acción o desarrollo que tiene como objetivo manipular los sentimientos y pasiones populares para conquistar el poder político.
  • Discurso que se hace con el fin de manipular a la población.
  • Acción para demostrar buenos sentimientos (humildad, honestidad, amabilidad, etc. ), con fines sombríos (ocultos).
  • Degeneración de la [democracia]], consistente en que los políticos, mediante concesiones y halagos a los sentimientos elementales de los ciudadanos, tratan de conseguir o mantener el poder.

Orígenes

La demagogia es un término del griego antiguo que proviene de dos vocablos griegos: δῆμος dēmos, que significa pueblo y ἄγειν agein, que significa dirigir, por tanto, demagogia significa el arte, la estrategia o el poder para conducir al pueblo.

Es una forma de acción política en la que existe un claro interés de manipular o agradar a las masas, incluyendo ideologías, concesiones, halagos y promesas que muy probablemente no se van a realizar, incluso con omisiones y con información incompleta, pretendiendo sólo la conquista del poder político a través de conseguir el apoyo y el favor del pueblo.

En su origen no tenía ningún sentido peyorativo, y los demagogos eran defensores de la democracia, como Solón y Demóstenes. El término evolucionó y se desarrolló a nivel de semántica después de la muerte de Pericles, cuando surgieron nuevos líderes y fueron muy criticados por su forma de hacer política.

La primera figura histórica que se considera que empleó el término demagogia, no fue otra que el gran filósofo Aristóteles. Utilizó aquel vocablo para referirse a la forma llena de corrupción que había llevado a establecer la República. Y es que él tenía claro que, en absoluto, estaba de acuerdo con ella como forma de gobierno pues consideraba que los gobernantes al final caían en abusos de poder sobre el pueblo.

En discursos

Un discurso demagógico es, por ejemplo, hablado en una campaña electoral utilizando potentes habilidades de comunicación para dar al público lo que ellos quieren oir con el objetivo de ganar votos.

En sentido figurado, la demagogia es una práctica, una manipulación deliberada de aquellos que aparentan humildad u honestidad con el fin de obtener favores poco claros y ganarse a alguien, expresando en público sus ideas y sus opiniones utilizando argumentos bien hablados que supuestamente serán agradables para los que están escuchando pero que en realidad están manipulando los sentimientos, las emociones y la voluntad de la gente con falacias y mentiras.

Otra forma de demagogia es cuando un individuo se engrandece a sí mismo para atraer el reconocimiento o la admiración de los demás.

"La demagogia es la capacidad de vestir las ideas menores con palabras mayores".

Consideraciones

Muchos analistas consideran que la demagogia es una degeneración de la democracia. Ciertos gobernantes que acceden al poder a través de elecciones libres (y que, por lo tanto, fueron elegidos por la mayoría de la población) lo hacen a través de concesiones y halagos a los sentimientos elementales de los votantes. El candidato demagogo no se impone por su programa político o por sus propuestas, sino que es elegido por lograr incentivar algún tipo de sentimiento en las personas. Esta elección, por lo tanto, no es racional.

La manipulación de la información, los datos fuera de contexto y las falsas dicotomías forman parte de la demagogia.

Se puede llevar a cabo no sólo a través de la manipulación del sentido que se le dé a una manifestación sino también mediante las falacias o las omisiones.

También esta el falso dilema, el despiste, la demonización o el uso intencionado de una serie de datos que vienen a avalar lo que se está exponiendo pero que están fuera de contexto y, por tanto, no muestran la realidad tal y como es.

En un lenguaje cotidiano es frecuente confundir demagogia con populismo.

No sólo aparece en la política. Por ejemplo, cuando un artista extranjero llega a un país y afirma que los espectadores locales constituyen el mejor público del mundo, está cayendo en la demagogia.

Fuentes