El Aventino

Revisión del 10:45 20 feb 2021 de Anyel gt (discusión | contribuciones)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
El Aventino
Información sobre la plantilla
Av11.jpg
Av11.jpg

El Aventino. Es una de las siete colinas sobre las que se construyó la antigua Roma. Fue un punto estratégico en el control del comercio sobre el río Tíber, siendo completamente fortificada en el año 1000

Ubicación

La colina Aventina es una de las siete colinas de Roma. Posee dos cumbres, la mayor en el sector noroeste y la menor en el sureste, divididas por una profunda hendidura que es por donde transcurría un antiguo camino entre las dos partes. Durante la era Republicana, las dos colinas comenzaron a ser reconocidas como una sola entidad geográfica

Tradición

Según la tradición, en uno de los conflictos entre patricios y plebeyos, en 449 a C, los plebeyos se retiraron al Aventino y amenazaron con fundar una nueva ciudad. Ante esta amenaza, los patricios cedieron a los reclamos de los plebeyos. Por analogía, se ha llamado Secesión Aventina a la actitud de los diputados opositores que abandonaron las tareas legislativas durante varios meses, en protesta por el asesinato de Giacomo Matteotti, durante el régimen fascista liderado por Benito Mussolini.

La colina es hoy una elegante zona residencial de Roma arquitectónicamente muy rica. Pertenece al rione de Ripa.

Primeros Tiempos

En tiempos de Anco Marcio se pobló con inmigrados de diversas zonas conquistadas como Tellene y Polidoro. De esta forma el Aventino recibe sus primeras fortificaciones hasta quedar englobado en el s. VI a. C. dentro de las murallas. En la Antigüedad la zona del Aventino era la sede del Armilustrium, es decir, el lugar en donde, en el período invernal tras las campañas militares, se deponían y purificaban las armas del ejército romano. Toda el área del Aventino se convirtió en zona habitativa de la plebe. Esto propició que a nivel toponomástico asumiera el título despreciativo de área urbana menor contrapuesta al Palatino que en cambio era sede del patriciado. De hecho en el año 456 a.C. con la lex Icilia de Aventino publicando toda la zona de esta colina fue distribuida entre la plebe para la construcción de casas. Esta ley fue promulgada para evitar violencias en contra de algunos patricios que habían ocupado suelo público en esta zona. De esta forma, el Aventino asumió el carácter de barrio popular. Era también una zona mercantil por su posición estratégica cerca del puerto fluvial del Emporium. A causa de su carácter plebeyo la colina fue, asimismo, el lugar en el que Gayo Sempronio Graco se refugió en cuanto tribuno de la plebe.

El Aventino en la Época Imperial

Durante la época imperial el carácter del Aventino cambió radicalmente. Dejó de ser válido el binomio Aventino-plebe para dar paso a numerosas residencias aristocráticas. Entre ellas se encontraban las casas privadas de Trajano y Adriano antes de que se convirtieran en emperadores. También se encontraba en esta colina la casa de Lucio Licinio Sura, amigo de Trajano.

Templos

También surgieron en el Aventino numerosos templos. El más antiguo dedicado a la Luna. Sucesivamente, por su situación fuera de los límites oficiales de la ciudad, el Aventino fue elegido para la construcción de diversos templos dedicados a divinidades extranjeras. Entre estos templos destaca el de Diana cuyas paredes perimetrales se pueden admirar en el salón principal del restaurante Apuleius en via del Tempio di Diana. Era un templo que Servio Tullio mandó construir en cuanto santuario federal. En el Aventino también se trasladaron las divinidades de las ciudades conquistadas con el rito de la ‘evocatio’. Así llegaron a esta zona de Roma el culto a Juno Reina (procendete de Veio) y el de Vertumno (procedente de la actual Bolsena). En el año 495 a.C. se construyó un templo dedicado a Mercurio por parte de Aulo Postumio. Más tarde y obedeciendo a los Libros sibilinos se construyó el templo dedicado a Ceres, Libero y Libera. Eran divinidades latinas reflejo de las griegas Demetra, Dionisio y Kore. En la zona en donde ahora surge la iglesia de Santa Sabina existía un Iseum. Un templo dedicado a la diosa egipciana Isis. También se encontraban diversos mitreos donde ahora están las iglesias de Santa Prisca y Santa Balbina. En la parte del Aventino denominada “Saxum”, conocida como “Aventino Menor”, existía el templo de la Bona Dea, llamada “Bona Dea Subsaxana

Fuente