Gerónimo Sureda

Revisión del 08:35 29 oct 2020 de Irma gt (discusión | contribuciones)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Gerónimo Sureda
Información  sobre la plantilla
Gsureda.gif
Nacimiento15 de julio de 1906
Buenos Aires Bandera de Argentina Argentina
Defunción5 de octubre de 1964
OcupaciónPoeta y letrista

Gerónimo Sureda. Poeta y letrista argentino.


Síntesis Biográfica

Nació en el barrio de Boedo el 15 de julio de 1906. No se conoce demasiado acerca de su formación; es de sospechar que la zona misma influyó en él: por esas calles crecían o se afianzaban personalidades como Francisco Caso, Homero Manzi, Sebastián Piana, Julián Centeya, Enrique Maciel.Escritor argentino

La figura de este poeta y recitador ha estado siempre ligada a la de su hermano, a punto tal que algunos aspectos de sus vidas han sido varias veces confundidos entre sí; por ejemplo, mostrándose a Gerónimo como músico integrante de los conjuntos de Antonio, cosa que en verdad nunca ocurrió. Esta fraternal simbiosis terminó por relegar al olvido a quien fuera un autor con lugar propio en la historia del tango.

Su primera obra trascendente fueron los versos para el vals “Ilusión marina”, cuya música pertenecía a Antonio. Esta creación empezó a ser conocida gracias a las grabaciones que dejara Francisco Canaro, ya fuese en la versión de su orquesta con estribillo cantado por Charlo (29 de octubre de 1930), o como acompañante de las versiones solistas de Ada Falcón (18 de noviembre de 1930) y el mismo Charlo (8 de julio de 1931). Está comprobado que integró el repertorio de Carlos Gardel, aunque nunca lo llevara al disco.

“Ilusión marina” obligó a que en 1932 se lanzara una relativa segunda parte, llamada “Volvió la princesita”, de gran éxito por Canaro con estribillo por Ernesto Famá (21 de marzo de 1932) y, sobre todo, la exquisita versión de Ignacio Corsini con el acompañamiento de los guitarristas Pagés, Pesoa y Maciel (6 de abril de 1932).

Este comienzo con el pie derecho, fue el mejor estímulo para Gerónimo, que desde entonces dio muchas obras; entre otras,

  • Adiós juventud (vals que no debe ser confundido con al menos dos tangos de igual nombre),
  • A obscuras
  • A media luz
  • Arrebato
  • Barreras de amor (otro de sus grandes éxitos),
  • Callecita del suburbio,
  • Ciudad de mis sueños,
  • Decime adiós,
  • Dos amores,
  • Flores rojas,
  • Gorrión,
  • Juanillo
  • La medallita
  • La vas a pagar
  • Mala suerte (homónimo del tango de Francisco Gorrindo),
  • Nido de amor
  • Nostalgias (igual título que el que usara Enrique Cadícamo hacia la misma época),
  • Noviecita de mis sueños
  • Nunca es tarde
  • Pialando las penas
  • Plegaria
  • Quiero que me quieras
  • Ronda del querer (inolvidable en la voz de Carlos Galán),
  • Sombra doliente
  • Te quiero mucho más
  • Todo es mentira
  • Vincha bruja(una de sus mejores creaciones),
  • Yo quiero que sepas

Y un sinfín de poemas no musicalizados, incluyendo uno de homenaje a Gardel tras su fallecimiento en 1935, y varios versos más recogidos en su libro Mis Recuerdos, impreso en 1938.

Es muy famosa su canción de propaganda para el analgésico Geniol, aunque la parte más conocida (esa cuarteta que dice «Venga del aire o del sol / del vino o de la cerveza / cualquier dolor de cabeza / se quita con un Geniol») suele atribuirse a la inspiración de un farmacéutico platense llamado Adrián González. Esta publicidad, que originalmente era una milonga titulada “Venga de donde venga”, ha sido grabada bajo distintos ritmos por Carlos Marambio Catán y por Carlos Roldán.

Trabajó por lo general junto a su hermano Antonio, pero también hizo canciones con música de otros grandes artistas de esos años. Y si bien se lo encasilla como creador de letras para valses, es justo aclarar que también dejó tangos, zambas, pasodobles, rancheras y otros ritmos.

Otra faceta suya fue la de recitador, presentándose en distintas radios porteñas y haciendo pequeñas giras en donde solía acompañarlo su hermano Antonio en solos de bandoneón.

Casi toda su producción data de la década del treinta. Gerónimo fue uno de los últimos exponentes que surgieron de aquel estilo poético anterior a las tendencias impuestas durante los años cuarenta; y cuando éstas comenzaron a prevalecer, con sus poesías de asuntos más subjetivos y sus tropos elevados, él —que no consiguió adaptarse, o sencillamente no deseó hacerlo— pasó a un segundo plano, hasta que prácticamente desapareció del ambiente.

Muerte

Falleció el 5 de octubre de 1964, dejando tras de sí el recuerdo de muchas obras que respondieron grandemente al gusto de un tiempo preciso, ido.

Fuente