Juliana de Norwich

Revisión del 15:22 16 abr 2019 de Javiermartin jc (discusión | contribuciones) (Texto reemplazado: «<div align="justify">» por «»)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Juliana de Norwich
Información sobre la plantilla
Julian norwich.jpg
Nacimiento8 de noviembre de 1342
Norwich , Norfolk ,Bandera de Inglaterra Inglaterra
Fallecimiento1416
Bandera de Inglaterra Inglaterra
OcupaciónEscritora inglesa del siglo XIV
Obras destacadasDieciséis Revelaciones del Amor Divino

Juliana de Norwich. Escritora inglesa del siglo XIV, considerado una de las más místicas de los tiempos. Venerada por la Iglesia de Inglaterra y la Iglesia Católica. Esta gran mujer le fue dedicada una estatua en el pórtico de la catedral anglicana de Norwich.

Síntesis biográfica

Autora o destinataria de la visión contenida en el libro: "Dieciséis Revelaciones del Amor Divino". Su Verdadero nombre según datos históricos fue "Julian". Esta gran mujer fue una monja Benedictina, la cual vivió recluida en un fondeadero del cual aún en la actualidad quedan rastros en la parte este del cementerio de "St. Julian" en Noruega, perteneciente a Carrow Priory.

Aunque se conoce muy poco de su obra y su fecha de fallecimiento. En su libro, Esta revelación le fue "mostrada" el 8 o 14 de mayo (los escritos difieren) de 1373, cuando ella tenía treinta años y medio de edad. Por lo cual se ha podido localizar su nacimiento en el año 1342.

En un manuscrito del siglo XV, se encontraron datos en los cuales sitúan a Juliana con vida en el Año del Señor 1413. Documento el cual los historiadores han dado la posibilidad que haya sido el manuscrito citado por Francis Blomefield, historiador de Norfolk del siglo XVIII, el cual mediante un malentendido de la fecha condujo a la afirmación de que aún Juliana vivía para 1442.

A la edad de 30 años, sufre de una grave enfermedad, la cual llevo a Juliana a creer que moriría, llevándola la ansiedad y la agonía producto del momento a recrear una serie de intensas visiones de Jesucristo. Recuperan doce satisfactoriamente de su enfermedad luego de estos sucesos en 1373.

Mediante estudios históricos realizados a documentos de la época, se ha llegado a la conclusión que el 13 de mayo 1373. Ella se encontraba en su casa durante su experiencia cercana a la muerte en la cual tuvo visiones de Jesucristo, aunque en los mismos no aparece ninguna mención de su vida personal, por lo que no se ha podido probar concretamente si la escritora estuvo casada y tuvo familia. Sin embargo no todos los historiadores están de acuerdo con esta teoría, la cual contradicen afirmando que Juliana estuvo casada, pero enviudo, perdiendo a su esposo y sus hijos en las epidemias de la peste de la época.

Tras lo sucedido, escribe una narración de las visiones de inmediato que le seguían, este texto se conoce como el texto breve. Más tarde a los veinte años escribe una exploración teológica del significado de las visiones, conocida como el texto explicativo.

Estas visiones son la fuente de su gran obra, llamada Dieciséis Revelaciones del Amor Divino 1393. Se cree que es el primer libro escrito en el idioma Inglés por una mujer. Julián se hizo muy conocida en Inglaterra como una autoridad espiritual, el místico Inglés, autora de la conocida primera autobiografía escrita en Inglaterra sobre Margery Kempe.

Éstas "Revelaciones" o "Epifanías", son el fruto más perfecto del misticismo tardío medieval de Inglaterra. Juliana se describía a sí misma como "una simple criatura iletrada" cuando las recibió; pero en los años consistentes entre la visión y la composición del libro, ella evidentemente adquirió importantes conocimientos en la terminología teológica. Su obra se caracteriza por mostrar la influencia de Walter Hilton, como también el manejo de analogías neo-platónicas y la última probablemente derivada del autor anónimo de "La Divina Nube de lo Desconocido".

El libro es el registro de la meditación de veinte años en esa única experiencia. Más de quince años después, recibió "en entendimiento espiritual" la explicación, la clave para toda experiencia religiosa. Con esta iluminación, el misterio entero de la Redención y el propósito de la vida humana se le clarifican, e incluso la posibilidad del pecado y la existencia del mal no la preocupan, pero estaba "hechizada por el amor". A lo largo de su revelación Juliana se somete a la autoridad de la Iglesia.

Vivió el resto de su vida como ermitaña en una pequeña choza, cerca de la iglesia de Norwich. Oraba y contemplaba las visiones que le habían sido reveladas. Fue visitada por muchas personas, a las cuales ayudaban con sus consejos y don de discernimiento espiritual. Se sabe que murió en paz, el dato exacto de su muerte es desconocido, de él aparecen versiones contradictorias.

Teología

Juliana vivió en una época de turbulencias, sin embargo su teología se mostró optimista, hablando del amor a Dios en términos de alegría y la compasión frente a la ley y el deber. Su pensamiento acerca de el sufrimiento no era un castigo que Dios inflige, así como la comprensión común.

En la Teología Popular, magnificada por los acontecimientos actuales, incluyendo la muerte Negro y una serie de revueltas campesinas , afirmó que Dios estaba castigando a los malos. En respuesta a estos sucesos, Juliana propuso una teología más misericordiosa, que algunos dicen se inclinó hacia la salvación universal.

Aunque sus opiniones no eran típicas de la época, las autoridades locales no impugnó ni la teología o la autoridad a causa de su condición de anacoreta. La falta de referencias a su trabajo durante su tiempo libre puede indicar que las autoridades religiosas no contaban digna de refutar, ya que no tenía tanto poder como mujer.

Su teología era única en tres aspectos: vista del pecado, su creencia de que Dios es todo amor y no, ira y su visión de Cristo como madre. De acuerdo con Juliana, Dios es nuestra madre y nuestro padre. Esta idea también fue desarrollada por Francisco de Asís en el siglo XIII. La teología feminista en el siglo XX y XXI se ha desarrollado de forma similar.

La armonía de Juliana sugiere entre lo maternal y paternal cualidades que Cristo ha influido mucho en la teología feminista. La escritora creía que el pecado era necesario en la vida porque nos lleva a conocimiento de sí mismo, lo que conduce a la aceptación del papel de Dios en la vida. Enseñó que el pecado realizado por los seres humanos es debido a que son ignorantes o ingenuos, no porque sean malos Razón la cual dio la iglesia por el pecado en la Edad Media.

Juliana aplicaba la teoría en la cual dijo que para aprender, debemos fallar. Además, con el fin de fallar, tenemos el pecado. El dolor causado por el pecado es un recordatorio de la tierra el dolor de la pasión de Cristo . Por lo tanto, como la gente sufre como Cristo lo hizo, y así se acercará más a él por sus experiencias.

Del mismo modo, Juliana no vio la ira de Dios. Ella creía que sólo existía en la ira de los humanos, pero que Dios nos perdona por esto. A raíz de esta idea escribe:

"Porque yo no veía la ira, excepto en la parte del hombre, y perdona en nosotros, porque la ira no es más que la perversidad uno y una oposición a la paz y al amor".

Juliana creyó que era inexacto hablar la concesión del perdón de Dios para perdonar los pecados, porque significaría que cometer el pecado estaba equivocado. Predicó que el pecado debe ser visto como parte del proceso de aprendizaje de la vida, no la malicia que necesita perdón.

Sin duda la teología de Juliana fue controvertida en relación con su creencia en Dios como madre. Algunos estudiosos creen que este es un metáfora , más que una creencia literal o dogma . En su revelación XIV, escribe Juliana de la Trinidad en términos nacionales, comparando a Jesús a una madre que es sabio, amoroso y misericordioso.

Véase también


Fuentes

Bibliografía

  • El amor de la Trinidad: El compañero de Juliana de Norwich. Texto largo traducido por Juan Julián, ojn, con un comentario de Federico S. Roden, AOJN. Collegeville, Minnesota: Prensa Litúrgica, 2009
  • El compañero de "Juliana de Norwich, Woodbridge, Suffolk, 2008.
  • Petroff, cuerpo y alma E.: ensayos sobre la mujer medieval y el misticismo, Oxford: Oxford University Press, 1994.
  • Watt, D. escritura medieval de la Mujer. Cambridge, Polity, 2007
  • Dutton, Elisabeth. Una revelación del amor (Introducción, editado y modernizado). Rowman & Littlefield, 2008