Mohamed V

Revisión del 15:42 25 sep 2020 de Irma gt (discusión | contribuciones)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Mohamed V
Información sobre la plantilla
Rey de la Alhambra
MohamedVGranada.jpeg
Reinado 1354 - 21 de agosto 1359 y 25 de abril de 1362 - 16 de enero de 1391
Nombre real Muhammed V de Granada
Otros títulos Mohamed V de Granada
Nacimiento 1338
Alhambra, Bandera de España España
Fallecimiento 16 de enero de 1391
Predecesor Yusuf I
Sucesor Yusuf II
Residencia Granada, Bandera de España España
Padre Yusuf I

Mohamed V. Gobernante de la ciudad de la Alhambra, famoso por las construcciones que realizó en la misma.

Síntesis biográfica

Nació en el año 1338, en Alhambra, España; hijo del Rey Yusuf I.

Reinado

Ascendido al trono en 1359, lo ocupará hasta su muerte en 1391 salvo un breve período que resultó destronado por su hermanastro Ismail II, lo que le obligó a refugiarse en el norte de África. Pronto retornó y, aliado con el rey castellano Pedro I, se enfrentó a Muhammed VI, que había sustituido a Ismail en el trono.

Su reinado se caracteriza por una búsqueda constante de equilibrio entre las diversas fuerzas que actúan o pueden hacerlo sobre Granada. Así, la guerra civil que asola Castilla por la ocupación del trono, entre Pedro I y sus hermanastros los Trastámara, con la intervención de los demás reinos cristianos peninsulares, Francia e Inglaterra, supondrá un período de inestabilidad fronteriza que el reino nazarí podrá solventar gracias a su alianza con el monarca castellano.

El entendimiento entre Castilla y Granada fue muy fluido; la ayuda de Muhammad V a Pedro I permitió al rey cristiano recuperar el trono. La muerte de éste a manos de su rival en los Campos de Montiel le hizo buscar la alianza con su sucesor y demandar una nueva paz. En un sentido parecido, el empuje de los reinos del Magreb le forzó a buscar el entendimiento con los musulmanes del norte de África, incluidos los mamelucos egipcios, para asegurar el mantenimiento de las fronteras. El esplendor de la dinastía nazarí se pone de manifiesto en la construcción del Patio de los Leones y salas adyacentes de la Alhambra.

Construcciones

Realizó obras fundamentales en el palacio de la Alhambra, entre las que destaca el Patio de los Leones. Muhammad V, en un frenesí constructivo que reflejan perfectamente los textos árabes, vació la zona palatina, respetando únicamente el Baño Real y el recinto defensivo con las torres, disponiéndose a levantar de nuevo la zona palatina que ha llegado hasta nuestros días, porque el agotamiento político de la dinastía nazarí no añadirá elementos sustanciales a lo largo del siglo XV.

En el año 1362 que la fiebre edificadora de Muhammad V comenzó por la sala de las Dos Hermanas, realizada con seguridad para mexuar y trono del sultán durante la primera etapa de reinado, antes de su deposición y destierro a Africa, ya que en el mismo año 1362, apenas repuesto en el poder, no habría dado tiempo a su construcción. Los poemas epigráficos de Ibn al-Jatib que decoraban esta sala fueron sustituidos por los actuales de Ibn Zamrak en una especie de damnatio memoriae, tras la huida y muerte del primero. El resto de las dependencias del palacio de Leones fueron construidas a partir de 1363, ya que en diciembre del año anterior, cuando se celebra la fiesta conmemorativa del nacimiento del Profeta que describe el texto de Ibn al-Jatib, no existían.

Poemas

Esta poesía aparece en las Sala Dos hermanas dedicada a la figura de Mohamed V:

"Obra sublime, la Fortuna quiere que a todo monumento sobrepase. ¡Cuánto recreo aquí para los ojos! Sus anhelos el noble aquí renueva. Las Pléyades le sirven de amuleto; la brisa le defiende con su magia. Sin par luce una cúpula brillante, de hermosuras patentes y escondidas. Rendido le da Géminis la mano; viene con ella a conversar la luna. Incrustarse los astros allí quieren, sin más girar en la celeste rueda, y en ambos patios aguardar sumisos, y servirle a porfía como esclavas: No es maravilla que los astros yerren y el señalado límite traspasen, para servir a mi señor dispuestos, que quien sirve al glorioso gloria alcanza. El pórtico es tan bello, que el palacio con la celeste bóveda compite. Con tan bello tisú lo aderezaste, que olvido pones del telar del Yemen. ¡Cuántos arcos se elevan en su cima, sobre columnas por la luz ornadas, como esferas celestes que voltean sobre el pilar luciente de la aurora! Las columnas en todo son tan bellas, que en lenguas corredora anda su fama: lanza el mármol su clara luz, que invade la negra esquina que tiznó la sombra; irisan sus reflejos, y dirías son, a pesar de su tamaño, perlas. Jamás vimos alcázar más excelso, de contornos más claros y espaciosos. Jamás vimos jardín más floreciente, de cosecha más dulce y más aroma. Por permisión del juez de la hermosura paga, doble, el impuesto en dos monedas, pues si, al alba, del céfiro en. las manos deja dracmas de luz, que bastarían, tira luego en lo espeso, entre los troncos, doblas de oro de sol, que lo engalanan. Le enlaza el parentesco a la victoria: Sólo al del Rey este linaje cede."

Muerte

Falleció el 16 de enero de 1391.

Imágenes

Fuentes