Sátrapa

Revisión del 19:30 3 sep 2019 de Josefina (discusión | contribuciones) (Texto reemplazado: «<div align="justify">» por «»)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Sátrapas
Información sobre la plantilla
Sapatrass.jpg
Concepto:Persona que conoce como mandar y gobernar con inteligencia y astucia, casi siempre abusando de su poder.

Sátrapas. La palabra sátrapa deriva del latín satrăpa, esta del griego σατράπης, y esta del avéstico o antiguo persa ẖšathrapāvan, que significa “protector del territorio”. Persona que conoce como mandar y gobernar con inteligencia y astucia, casi siempre abusando de su poder. Además es gobernador de una provincia de la antigua Persia, ellos suelen llevar una vida fastuosa, vive como un rey, su autoridad casi ilimitada.

Reseña histórica

Era el título oficial del virrey que en el imperio persa gobernaba varias provincias pequeñas combinadas como en un gobierno. Cada provincia tuvo su propio gobernador. Es una palabra peyorativa para describir a una persona denigrante que no merece nada, este uso lo designa como un mal gobernante y lo califica de lo último, de lo más bajo que puede ser una persona. Se describe el sinónimo de sápatra: de lo último y su antónimo: lo mejor.

Funcionario persa de más elevada jerarquía a cargo de un sector importante, o "satrapía", del Imperio Persa. Este se dividió en más o menos 20 satrapías, aunque el número no era siempre igual. Por ejemplo, Judea como provincia pertenecía a la satrapía "Del Otro Lado del Río", que se extendía desde el Éufrates, en el norte, hasta Egipto, en el sur, y que abarcaba numerosas provincias, algunas de las cuales eran administradas por gobernadores nativos y otras por persas. Este era siempre un persa de origen noble y, en muchos casos, pariente cercano del rey. Ejercía las funciones de un virrey, ya que en su territorio no estaba subordinado a nadie, salvo al monarca.

Título oficial era de virrey designado por el rey de Persia para ejercer la autoridad civil y militar sobre varias provincias pequeñas que formaban una gobernaduría. Cada una de estas provincias pequeñas tenía su propio gobernador su titulo apercece en documentos históricos en arameo redactados después de la conquista persa; designa a altos funcionarios del imperio babilónico y del reino de Darío de Media.

Organización política y económica de los Persas

El Imperio, que englobaba innumerables razas y viejas civilizaciones, como las de Egipto y Babilonia, no podía ser unificado; las divisiones correspondían, en términos generales, a las fronteras étnicas y lingüísticas. La base administrativa era la satrapía (había una treintena de ellas).

Satrapía es provincia o región gobernada por un sátrapa (‘protector del reino’) en la antigua Persia, es decir, por un representante de los poderes administrativos, judiciales y militares del rey. Creadas por Ciro II el Grande en el siglo VI a.C., las satrapías tenían por objeto unificar administrativamente las regiones conquistadas por los persas. En cada una, el sátrapa representaba la autoridad suprema en materia judicial; se encargaba de los impuestos y aseguraba la defensa con un ejército permanente.

Los propios reyes persas desconfiaban ya del poder y comportamiento de estos “sátrapas” y por eso crearon una figura inspectora curiosa, los funcionarios llamados “ojos y oídos del rey”, que recorrían el imperio y emitían los correspondientes informes. Ellos podían llegar a las metrópolis provinciales, e intervenir en la gestión de los sátrapas. Cada provincia tenía su cuerpo de funcionarios, asalariados por el gobierno provincial, prácticamente inamovibles, y destinados a asegurar la continuidad administrativa durante los cambios de gobernador o aun de soberano. Los sátrapas estaban encargados de la vigilancia de la provincia y del cobro de los impuestos.

Las regiones debían ingresar, cada año, en el tesoro real un tributo o impuesto, fijado de antemano, en plata o en especie. Todas juntas podían aportar a las arcas reales una suma fabulosa para aquella época, que era pobre en moneda; esto nos ayuda a comprender bastante bien de qué medios de persuasión dispusieron los persas en sus intrigas con las ciudades griegas.

Funciones de los Sátrapas

En cuanto a la organización de los sátrapas bajo Ciro el persa: “Cada provincia estaba gobernada por un sátrapa, cuyo título significaba literalmente ‘protector del reino’. Como sucesor de un rey anterior, gobernaba un territorio enorme, y en realidad era un monarca rodeado de una corte en miniatura. No solo se encargaba de la administración civil, sino también de las recaudaciones. Cuando su puesto se convirtió en hereditario, la amenaza a la autoridad central no podía pasarse por alto. Con el fin de enfrentarse a esta amenaza, se instituyeron ciertos controles; su secretario, su oficial principal de la economía y el general que estaba a cargo de la guarnición estacionada en la ciudadela de cada una de las capitales sátrapas estaban bajo las órdenes directas del gran rey y le informaban directamente a él en persona. Todavía más efectivo era el control que ejercía el ‘ojo del rey’ (u ‘oído del rey’ o ‘mensajero del rey’), un funcionario que todos los años hacía una inspección cuidadosa de todas las provincias” .

Era un verdadero virrey, que disponía de una guardia y de una corte, que vigilaba la administración de la justicia y el desenvolvimiento de las finanzas, y que podía tomar iniciativas en política exterior. Por esta causa, temiendo las veleidades de independencia o autonomía.

Fuente