Segunda Intifada

Revisión del 00:34 10 sep 2020 de Ignacio bosquetecnológicocmg (discusión | contribuciones)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Segunda Intifada
Información sobre la plantilla
Intifada 2.jpg
Concepto:Segundo Levantamiento popular de palestinos en Cisjordania y la Franja de Gaza.

La Segunda intifada o Intifada de Al-Aqsa fue la oleada de violencia que se inició a partir del 29 de septiembre de 2000 en Palestina e Israel.

La Mezquita de Al-Aqsa

La Mezquita de Al-Aqsa, es el lugar donde la segunda intifada estalló. Fue construida en el siglo VIII en un lugar conocido por los musulmanes como Al-Haram Al-Sharif (El Noble Santuario) y por los judíos como Monte del Templo, ubicado en la Ciudad Vieja de Jerusalén y considerado el lugar más sagrado del judaísmo y el tercer lugar más sagrado del islam. A esta intifada también se la conoce en ocasiones como la Guerra de Oslo, principalmente entre los detractores israelíes de los Acuerdos de Oslo de 1992,​ así como la "Guerra de Arafat", en alusión al difunto líder palestino al que algunos culparon de su inicio.

La visita de Ariel Sharon

En septiembre de 2000, en pleno debate sobre el futuro de Jerusalén tras la cumbre de Camp David, el entonces líder de la oposición israelí, Ariel Sharón, visitó la zona exterior del recinto de la Cúpula de la Roca y la mezquita de Al-Aqsa, con el permiso del jefe de la seguridad israelí en Cisjordania. Esta visita, interpretada como una gravísima provocación por parte de la población palestina, provocó algunos incidentes y choques entre estos y las fuerzas de seguridad, aunque ninguno de ellos de gravedad.​ No obstante, al día siguiente, durante la plegaria del viernes y con la tensión entre ambas poblaciones en aumento, cientos de jóvenes musulmanes apedrearon desde la Explanada de las Mezquitas a los fieles judíos congregados ante el Muro de las Lamentaciones. La policía israelí disparó usando fuego real, matando a siete palestinos, extendiéndose los incidentes por toda la parte árabe de Jerusalén.​

Como respuesta a este ataque, y al cada vez más deteriorado y empantanado proceso de paz, Israel ocupó de nuevo algunos de los territorios que había liberado durante horas o semanas. En esta Intifada se comenzaron a generalizar los atentados suicidas. Los blancos de estos ataques suicidas fueron lugares frecuentados por los civiles israelíes como centros comerciales, restaurantes y las redes de transporte público, así como zonas donde se reunían militares israelíes, como paradas de autobús o cuarteles.7​ Por su parte, las autoridades israelíes pusieron en práctica los asesinatos extrajudiciales contra dirigentes palestinos vinculados a actividades terroristas, familiares de los mismos y civiles próximos.

La Intifada de Al-Aqsa tuvo un elevado coste humano para ambos bandos. Del lado israelí, se convirtió en el tercer conflicto con mayor número de bajas en la historia de este país, superando a la Guerra de los Seis Días, la Guerra de Suez, la primera y Segunda Guerra del Líbano o la Guerra de Desgaste. Del lado palestino, una parte importante de los fallecidos fueron menores de edad, a lo que se añadió la destrucción de muchas de sus infraestructuras, la construcción del muro de separación israelí y la reocupación temporal de algunas de sus ciudades.

Pérdidas humanas y económicas

El 24 de agosto de 2004, el periodista de Haaretz Ze’ev Schiff publicó cifras de víctimas basadas en información proporcionada por el Shin Bet.Este artículo no establece si los muertos eran combatientes o no. Estas son las cifras aportadas por el artículo:

  • Más de 1.000 israelíes muertos por ataques palestinos en la Intifada de Al-Aqsa.
  • Las fuentes palestinas afirman que hubo 2.736 palestinos muertos durante la Intifada.

Para Israel

El comercio israelí experimentó un efecto negativo considerable, en particular debido a un agudizado declive del turismo. Un representante de la Cámara de Comercio de Israel ha calculado el daño económico causado por la intifada entre 150 y 200 billones de séquels, o entre 35 y 45 billones de dólares, una suma enorme si se compara con el producto interior bruto de Israel en aquella época: 122 billones de dólares en 2002. Cuando los atentados suicidas se redujeron hacia el final de la intifada, la economía israelí comenzó a recuperarse.

Para los Palestinos

El Coordinador Especial de la Oficina de las Naciones Unidas en los Territorios Ocupados (UNSCO en sus siglas inglesas) calculó el daño causado por la Segunda Intifada en la economía palestina en más de 1,1 billones de dólares durante el primer trimestre de 2002, comparado con un producto interior bruto de 4,5 billones de dólares.

Fuentes