Caverna de las Cinco Cuevas

Caverna de las Cinco Cuevas
Información sobre la plantilla
Estalagmitas cueva1.jpeg
Esta espelunca se abre en el lomerío de Boca de Jaruco, en la antigua provincia de La Habana
Mapa prov habana1.jpeg
Mapa de la antigua provincia Habana
UbicaciónRegión Occidental de Cuba


Caverna de las Cinco Cuevas. Se abre en la parte alta del lomerío de Boca de Jaruco, a sólo 900 m al este del río de ese nombre y a 2.5 km del litoral norte, a 50 m de altitud, en la antigua provincia de La Habana, en la nueva división política se encuentra en Mayabeque.

Situación geográfica

La espelunca puede ser ubicada en las coordenadas 976 – 705 de la hoja cartográfica 3785-II.

Características

La caverna, abierta en roca del Mioceno, se llama así por presentar cinco bocas de cuevas comunicadas interiormente; presenta planta laberíntica y perfril inclinado, descendiendo hasta el manto freático, donde forma un lago subterráneo habitado por interesante fauna ciega. Dicho lago es coincidente con el nivel del mar, su desnivel es de unos 50 m. Sus galerías están cubiertas por grandes depósitos de arcilla roja, guano de murciélagos.

Cinco Cuevas. Mapa dedimir Otero y otros en 1986.jpg

Sala de los Dibujos

Esta pequeña sala presenta pictografías de color negro, se llega a ella con rumbo ENE por una boca amplia, que se abre en una dolina de unos 15 m de largo por 5 m de ancho, donde enraíza un jagüey (Ficus), penetrando por un plano inclinado formado por derrumbes que cesan casi en el punto donde se alza la pared del fondo del primer salón, precisamente donde aparece un grupo de pictografías, a 34 m sobre el nivel del mar. En la boca se observan marcas del primitivo nivel frático, hundido hace miles de años y que hoy se localiza a 50 m de profundidad desde la superficie. Esas marcas, formadas por incisiones horizontales y paralelas, han sido bautizadas por Nuñez Jimenez con el nombre de Nivelitas, por haber sido originadas en el nivel fluctuante de las aguas subterráneas. El techo de toda la galería se ve muy irregularmente perforado por conos de disolución que no llegan a abrirse al exterior, formando grandes campanas de disolución, en ocasiones conjugadas. Esta sala comunica, por un estrechamiento, con la Sala Intermedia, que comunica con la Dolina del Chivo, que abre a pocos metros de la Dolina de los Dibujos.

Partiendo de la Sala Intermedia, hacia en Norte, se desciende a la galería de la Raya, que comunica con el Salón de la Claraboya.

Salón de la Claraboya.

Este salón está clareado en parte por una alta claraboya que deja penetrar las raíces aéreas de un jagüey, y hacia una recóndita pared, se localiza otro grupo de pictografías, aunque debemos decir que la mayor parte de los dibujos precolombinos de esta cueva apenas pueden ser estudiados por la extracción industrial de su guano.

En excursiones realizadas en la década del cincuenta Núñez Jimenez descubrió aquí huesos de Megalocnus rodens entre los yacimientos de arcilla roja.

Pictografías

Pictografía número 1

Situada a 23 m al SSW de la boca de acceso, está formada por una serie de líneas curvas borrosas que en su conjunto parecen representar un rostro de 21 cm de ancho; la altura de esta figura sobre el terroso piso de la cueva es de 1.20m. [1]

Pictografía 2

A solo 4 cm a la derecha de la pictografía anterior se ve una serie de cinco círculos concéntricos, trazados irregular y toscamente, como los ya descrito en las cuevas de Guara; su diámetro mayor es de 24 cm y el ancho de los trazos es de un promedio de 5 mm.

Pictografía 3

A una distancia de 2.50 m también hacia la derecha, se ve una tercera pictografía muy borrosa que probablemente representa un cuerpo humano, formada la cabeza por un simple círculo y el tronco y las extremidades por líneas un tanto irregulares. Su altura sobre el piso es de 0.90 m.

Pictografía 4

En la Galería de la Raya, en el techo, una larga y simple raya negra, de varios metros de largo, que pudiera ser una marca topográfica, tal como indicamos en la introducción de esta obra. Llama la atención que la altura del techo oscila entre 2,5 m y 3,5 m.

Pictografía 5

Se ubica en la Sala de la Claraboya, justo a la entrada del mismo, en la pared. Representa una cruz cuyo elemento vertical mide 60 cm de alto y el horizontal, 36 cm. [2] El trazo de ese dibujo es de 4 cm de ancho, el mayor de esta cueva< este dibujo está marginado por incisiones que bordean toda la figura. La combinación de dibujos y rayado se repite en algunas otras manifestaciones rupestres de Cuba, como en la Cueva de Ramos, en Cayo Caguanes. Respecto de la cruz, recordemos que según Adan Quiroga, fue para muchos pueblos americanos un símbolo meteórico posiblemente de las lluvias. Junto a las pictografías 1 y 2 se decubrieron, sin excavar, manifestaciones culturales de los primitivos ocupantes de la cueva: una gubia, un plato y un pico, construidos del Strombus, así como conchas marinas usadas como rapadores y restos de comida. Tales restos arqueológicos son en todo semejantes a los de las cuevas de Punta del Este en la Isla de la Juventud, y sus constructores pueden adscribirse a una cultura mesoindia, preagroalfarera, de costumbres fundamentalmente recolectora.

Referencias

  1. Véase página 272
  2. Véasepágina 440.

Véase también

Cueva

Enlaces externos

Fuentes

  • Núñez Jiménez, Antonio. Cuba, dibujos rupestres. La Habana. 1975.
  • Otero Collazo, Vladimir y Beatriz Zaldivar Chateloin. Notas geoespeleologicas de Boca de Jaruco. 1986.
  • verfotosde.org